Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

Durante la exploración física, el médico podría:

  • Verificar si la muñeca se encuentra sensible, hinchada o deformada
  • Pedirte que muevas la muñeca para comprobar si se redujo la amplitud de movimiento
  • Evaluar la fuerza de agarre y la fuerza del antebrazo

En algunos casos, el médico puede sugerir pruebas de diagnóstico por imágenes, una artroscopia o pruebas neurológicas.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

  • Radiografías. Esta es la prueba utilizada con mayor frecuencia para el dolor de muñeca. Mediante una pequeña cantidad de radiación, las radiografías pueden revelar fracturas óseas, como así también signos de artrosis.
  • Tomografía computarizada. Esta exploración puede proporcionar imágenes más detalladas de los huesos de la muñeca y facilitar la identificación de las fracturas que no se ven en las radiografías.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). La resonancia magnética utiliza ondas de radio y un campo magnético potente para producir imágenes pormenorizadas de los huesos y los tejidos blandos. Para realizar una resonancia magnética de la muñeca, tienes que introducir el brazo en un dispositivo más pequeño, en lugar de la máquina utilizada para el cuerpo completo.
  • Ecografía. Esta prueba sencilla y no invasiva puede ayudar a visualizar los tendones, ligamentos y quistes.

Artroscopia

Si los resultados de las pruebas de diagnóstico por imágenes no son concluyentes, el médico puede llevar a cabo una artroscopia, un procedimiento en el que se introduce un instrumento del tamaño de un lápiz (artroscopio) en la muñeca mediante una pequeña incisión en la piel. Este instrumento está provisto de luz y una pequeña cámara. Las imágenes se proyectan en un monitor de televisión. En la actualidad, la artroscopia se considera el método de referencia para evaluar el dolor de muñeca prolongado. En algunos casos, el médico puede reparar los problemas de la muñeca a través del artroscopio.

Pruebas neurológicas

Si el médico cree que tienes el síndrome del túnel carpiano, podría indicarte que te realices un electromiograma. Esta prueba mide las diminutas descargas eléctricas producidas en los músculos. Para este procedimiento se introduce un electrodo del grosor de una aguja en el músculo y se registra la actividad eléctrica con el músculo en reposo y en contracción. Como parte del electromiograma, también se llevan a cabo estudios de conducción nerviosa para evaluar si los impulsos eléctricos son más lentos en la región del túnel carpiano.

Oct. 25, 2014