El dolor en la muñeca es una complicación frecuente. Generalmente es provocado por esguinces o fracturas a causa de lesiones repentinas. Sin embargo, el dolor también puede ser consecuencia de problemas a largo plazo, como tensión repetitiva, artritis y síndrome del túnel carpiano.

Dado que tantos factores pueden provocar dolor en la muñeca, en ocasiones, puede ser difícil diagnosticar la causa exacta.  No obstante, es esencial contar con un diagnóstico preciso para elegir el tratamiento adecuado.

El dolor en la muñeca puede variar, según cuál sea su causa. Por ejemplo, el dolor por osteoartritis a menudo se describe como un dolor similar a un dolor de muela sordo, mientras que el síndrome del túnel carpiano por lo general causa una sensación de hormigueo, especialmente por la noche. La ubicación precisa del dolor en la muñeca también puede brindar pistas sobre qué podría estar causando los síntomas.

Cuándo consultar al médico

No todos los dolores en la muñeca requieren atención médica. Por ejemplo, los esguinces y las distenciones menores por lo general responden a la aplicación de hielo, reposo y analgésicos de venta libre. Pero si el dolor y la inflamación duran más de unos días o empeoran, consulta con tu médico. Un retraso en el diagnóstico y el tratamiento puede provocar una mala curación, la reducción de la amplitud de movimiento y discapacidad a largo plazo.

La muñeca es una articulación compleja compuesta por ocho pequeños huesos distribuidos en dos filas entre los huesos del antebrazo y los huesos de la mano. Los huesos de la muñeca se conectan entre sí y a los huesos del antebrazo y los huesos de la mano mediante ligamentos resistentes. Los tendones unen los músculos a los huesos. El daño a cualquiera de las partes de la muñeca puede causar dolor y afectar la capacidad de usar la muñeca y la mano.

Lesiones

  • Impactos repentinos. A menudo, las lesiones en la muñeca se producen al caer hacia adelante sobre la mano extendida. Esto puede causar esguinces, distensiones e incluso fracturas. La fractura del escafoides es una fractura que se produce en un hueso de la muñeca del lado del pulgar. Es posible que este tipo de fractura no aparezca en las radiografías inmediatamente luego de la lesión.
  • Tensión repetitiva. Cualquier actividad que implica movimiento repetitivo de la muñeca, desde golpear una pelota de tenis o tocar el violonchelo hasta conducir a campo traviesa, puede inflamar los tejidos que se encuentran alrededor de las articulaciones o provocar fracturas por sobrecarga, especialmente cuando realizas el movimiento durante horas, sin tomar un descanso. La enfermedad de De Quervain es una lesión por tensión repetitiva que provoca dolor en la base del dedo pulgar.

Artritis

  • Artrosis. Este tipo de artritis se produce cuando el cartílago que amortigua los extremos de los huesos se deteriora con el paso del tiempo. La artrosis en la muñeca es poco frecuente y generalmente se produce solo en personas que se han lesionado la muñeca en el pasado.
  • Artritis reumatoide. Trastorno en el que el sistema inmunitario del organismo ataca sus propios tejidos. La artritis reumatoide comúnmente involucra a la muñeca. Si una muñeca se ve afectada, la otra suele estarlo también.

Otras enfermedades y afecciones

  • Síndrome del túnel carpiano. El síndrome del túnel carpiano se manifiesta cuando se produce un aumento de presión en el nervio mediano a medida que este atraviesa el túnel carpiano, un pasaje en el lado de la palma de la muñeca.
  • Quistes de los ganglios. En la mayoría de los casos, estos quistes en los tejidos blandos se producen en la parte de la muñeca contraria a la palma. Los quistes ganglionares más pequeños parecen causar más dolor que los más grandes.
  • Enfermedad de Kienböck. Este trastorno generalmente afecta a los adultos jóvenes e implica el colapso progresivo de uno de los huesos pequeños de la muñeca. La enfermedad de Kienböck se produce cuando se interrumpe el suministro de sangre a este hueso.

Cualquier persona puede tener dolor de muñeca: tanto si eres muy sedentario como si eres muy activo o si te encuentras en algún punto intermedio. Sin embargo, el riesgo puede aumentar con lo siguiente:

  • Práctica de deportes. Las lesiones de muñeca son frecuentes en muchos deportes, entre ellos los bolos, el golf, la gimnasia, el snowboard y el tenis.
  • Trabajo repetitivo. Casi cualquier actividad que involucre las manos y las muñecas (incluso tejer y cortar cabello) puede ocasionar dolor incapacitante de muñeca si se realiza con cierta fuerza y frecuencia.
  • Determinadas enfermedades o afecciones. El embarazo, la diabetes, la obesidad, la artritis reumatoide y la gota pueden aumentar el riesgo de padecer síndrome del túnel carpiano.

Aunque, al principio, puedes hacer una consulta con tu médico de cabecera, es posible que te derive a un médico especializado en trastornos de las articulaciones (reumatólogo), medicina deportiva o, incluso, con un cirujano ortopédico.

Qué puedes hacer

Es aconsejable que escribas una lista con lo siguiente:

  • Descripciones detalladas de tus síntomas
  • Información sobre problemas de salud que tengas o hayas tenido
  • Información sobre problemas de salud de tus padres o hermanos
  • Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomes
  • Preguntas que quieras hacerle al médico

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Parecen estar conectados con una lesión reciente?
  • ¿Hay algún movimiento en particular de la muñeca que provoque el dolor?
  • ¿Sientes entumecimiento u hormigueo en la mano?
  • ¿Eres diestro o zurdo?
  • ¿A qué te dedicas? ¿Requiere mucho movimiento de la muñeca?
  • ¿Participas en algún deporte o pasatiempo que aplique tensión en la muñeca?

Durante la exploración física, el médico podría:

  • Verificar si la muñeca se encuentra sensible, hinchada o deformada
  • Pedirte que muevas la muñeca para comprobar si se redujo la amplitud de movimiento
  • Evaluar la fuerza de agarre y la fuerza del antebrazo

En algunos casos, el médico puede sugerir pruebas de diagnóstico por imágenes, una artroscopia o pruebas neurológicas.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

  • Radiografías. Esta es la prueba utilizada con mayor frecuencia para el dolor de muñeca. Mediante una pequeña cantidad de radiación, las radiografías pueden revelar fracturas óseas, como así también signos de artrosis.
  • Tomografía computarizada. Esta exploración puede proporcionar imágenes más detalladas de los huesos de la muñeca y facilitar la identificación de las fracturas que no se ven en las radiografías.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). La resonancia magnética utiliza ondas de radio y un campo magnético potente para producir imágenes pormenorizadas de los huesos y los tejidos blandos. Para realizar una resonancia magnética de la muñeca, tienes que introducir el brazo en un dispositivo más pequeño, en lugar de la máquina utilizada para el cuerpo completo.
  • Ecografía. Esta prueba sencilla y no invasiva puede ayudar a visualizar los tendones, ligamentos y quistes.

Artroscopia

Si los resultados de las pruebas de diagnóstico por imágenes no son concluyentes, el médico puede llevar a cabo una artroscopia, un procedimiento en el que se introduce un instrumento del tamaño de un lápiz (artroscopio) en la muñeca mediante una pequeña incisión en la piel. Este instrumento está provisto de luz y una pequeña cámara. Las imágenes se proyectan en un monitor de televisión. En la actualidad, la artroscopia se considera el método de referencia para evaluar el dolor de muñeca prolongado. En algunos casos, el médico puede reparar los problemas de la muñeca a través del artroscopio.

Pruebas neurológicas

Si el médico cree que tienes el síndrome del túnel carpiano, podría indicarte que te realices un electromiograma. Esta prueba mide las diminutas descargas eléctricas producidas en los músculos. Para este procedimiento se introduce un electrodo del grosor de una aguja en el músculo y se registra la actividad eléctrica con el músculo en reposo y en contracción. Como parte del electromiograma, también se llevan a cabo estudios de conducción nerviosa para evaluar si los impulsos eléctricos son más lentos en la región del túnel carpiano.

Los tratamientos para los problemas de muñeca varían en gran medida según el tipo, la ubicación y la gravedad de la lesión, así como tu edad y tu estado de salud general.

Medicamentos

Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno (Advil, Motrin u otros) y el paracetamol (Tylenol u otros), pueden ayudar a reducir el dolor de muñeca. Los analgésicos más potentes se venden bajo receta médica.

Terapia

Un fisioterapeuta puede recomendar tratamientos y ejercicios específicos para las lesiones de muñeca y los problemas en los tendones. Si necesitas cirugía, tu fisioterapeuta también puede ayudar con la rehabilitación después de la operación. También puede ser beneficiosa una evaluación ergonómica que aborde factores del lugar de trabajo que podrían provocar lesiones en la muñeca.

Si tienes un hueso fracturado en la muñeca, las partes del hueso deberán alinearse para que pueda sanar de manera adecuada. Un yeso o una férula pueden ayudar a sostener los fragmentos de los huesos juntos mientras se curan.

Si tuviste un esguince o una distensión muscular en la muñeca, es posible que tengas que usar una férula para proteger el tendón o el ligamento lesionados mientras se curan. Las férulas son especialmente útiles en el caso de las lesiones por sobrecarga causadas por movimientos repetitivos.

Cirugía

En algunos casos, puede ser necesario realizar una cirugía. Por ejemplo:

  • Fracturas graves de huesos. Un cirujano puede conectar los fragmentos de hueso con elementos metálicos.
  • Síndrome del túnel carpiano. Si los síntomas son graves, es posible que sea necesario cortar el túnel para aliviar la presión sobre el nervio.
  • Reparación de un tendón o ligamento. A veces, se necesita una cirugía para reparar tendones o ligamentos rotos.

No todas las causas del dolor en la muñeca requieren tratamiento médico. En el caso de una lesión menor en la muñeca, es conveniente que pruebes colocando hielo sobre esta y envolviendo la muñeca con una venda elástica.

Es imposible impedir los hechos imprevisibles que suelen causar las lesiones de muñeca, pero estos consejos básicos pueden ofrecer cierta protección:

  • Desarrolla fuerza en los huesos. Consumir cantidades suficientes de calcio —al menos 1200 miligramos por día para las mujeres mayores de 50 años, o 1000 miligramos por día para la mayoría de los adultos— puede ayudar a prevenir las fracturas.
  • Evita las caídas. Caerse sobre la mano extendida es la causa principal de la mayoría de las lesiones de muñeca. Usa calzado adecuado para ayudar a prevenir caídas. Elimina los riesgos en tu hogar. Ilumina el espacio habitable. Coloca agarraderas en el baño y pasamanos en las escaleras, si fuera necesario.
  • Usa equipos de protección para realizar actividades atléticas. Usa muñequeras para realizar actividades de alto riesgo, tales como fútbol, snowboard y patinaje sobre ruedas.
  • Presta atención a la ergonomía. Si pasas mucho tiempo trabajando con un teclado, realiza pausas regulares. Al escribir en el teclado, mantén la muñeca en una posición neutral y relajada. Un teclado ergonómico y un apoyo de gomaespuma o gel para las muñecas podrían ayudar.
Oct. 25, 2014