Las muelas de juicio retenidas pueden causar varios problemas en la boca:

  • Daños en otros dientes. Si la muela de juicio hace presión contra el segundo molar, puede dañar el segundo molar o aumentar el riesgo de infección en esa zona. Esta presión también puede causar problemas con el apiñamiento de los otros dientes o puede requerir tratamiento ortodóncico para enderezar otros dientes.
  • Quistes. Las muelas de juicio se forman en un saco dentro de la mandíbula. El saco puede llenarse de líquido, formando un quiste que puede dañar la mandíbula, los dientes y los nervios. En raras ocasiones, se desarrolla un tumor, generalmente no canceroso (benigno). Esta complicación puede requerir la extirpación del tejido y el hueso.
  • Caries. Las muelas de juicio parcialmente retenidas parecen correr un mayor riesgo de padecer caries que otros dientes. Es posible que esto ocurra porque las muelas de juicio son más difíciles de limpiar y porque los alimentos y las bacterias quedan atrapados con facilidad entre la encía y la muela que salió en forma parcial.
  • Enfermedad de las encías. La dificultad para limpiar las muelas de juicio retenidas, que salieron en forma parcial, incrementa el riesgo de desarrollar una afección dolorosa e inflamatoria en las encías denominada «pericoronaritis» en esa zona.
March 31, 2015