El prolapso uterino ocurre cuando los músculos y los ligamentos del suelo pélvico se estiran y se debilitan, por lo que no proporcionan un sostén adecuado para el útero. El útero se desliza hacia la vagina o sobresale de ella.

El prolapso uterino les puede ocurrir a las mujeres de todas las edades, pero suele afectar a aquellas que son posmenopáusicas que tuvieron uno o más partos vaginales. El debilitamiento de los músculos pélvicos que lleva al prolapso uterino se puede producir a causa de:

  • Daños a los tejidos de sostén durante el embarazo y el parto
  • Efectos de la gravedad
  • Pérdida de estrógeno
  • Tensiones repetidas a lo largo de los años

En general, no se necesita tratamiento alguno si el prolapso uterino es leve. Sin embargo, si te hace sentir incómoda o interfiere con tu vida normal, un tratamiento podría ayudarte.

Oct. 07, 2014