Es probable que los signos y síntomas se manifiesten de manera gradual, y, a menudo, pueden aparecer entre una y tres semanas después de la exposición a la enfermedad.

Enfermedad temprana

Cuando los signos y síntomas aparecen, es posible que tengas:

  • Fiebre que comienza baja y aumenta cada día, y puede llegar tan alta como 104,9 °F (40,5 °C)
  • Dolor de cabeza
  • Debilidad y fatiga
  • Dolores musculares
  • Sudoración
  • Tos seca
  • Pérdida de apetito y de peso
  • Dolor abdominal
  • Diarrea o estreñimiento
  • Erupción cutánea
  • Abdomen extremadamente hinchado

Enfermedad tardía

Si no recibes tratamiento, puedes:

  • Tener delirios
  • Quedar inmóvil y exhausto, con los ojos medio cerrados en lo que se conoce como el «estado tifoideo»

Además, suelen desarrollarse complicaciones potencialmente mortales en este momento.

En algunas personas, los signos y síntomas pueden volver a aparecer hasta dos semanas después de que haya disminuido la fiebre.

Cuándo consultar con el médico

Consulta con un médico de inmediato si sospechas que tienes fiebre tifoidea. Si te enfermas mientras estás de viaje en un país extranjero, llama al Consulado de los EE. UU. para obtener una lista de médicos. Mejor aún, obtén información sobre la atención médica en las regiones que visitarás antes de viajar y lleva una lista de los nombres, las direcciones y los números de teléfono de los médicos recomendados.

Si manifiestas signos y síntomas después de que regreses, considera consultar con un médico que se especialice en medicina de viajes internacionales y enfermedades infecciosas. Un especialista puede reconocer y tratar la enfermedad con más rapidez que un médico que no está familiarizado con estos temas.

July 11, 2015