Sangrado o perforaciones intestinales

Las complicaciones más graves de la fiebre tifoidea (sangrado o perforaciones intestinales) pueden desarrollarse en la tercera semana de la enfermedad. La perforación intestinal ocurre cuando se desarrolla un orificio en los intestinos delgado o grueso, lo que causa que el contenido intestinal se filtre a la cavidad abdominal y desencadene signos y síntomas, como dolor abdominal intenso, náuseas, vómitos e infección del torrente sanguíneo (síndrome séptico). Esta complicación potencialmente mortal requiere atención médica inmediata.

Otras complicaciones menos frecuentes

Otras posibles complicaciones son:

  • Inflamación del músculo cardíaco (miocarditis)
  • Inflamación del recubrimiento del corazón y las válvulas (endocarditis)
  • Neumonía
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis)
  • Infecciones en riñones o vejiga
  • Infección e inflamación de las membranas y del líquido que rodea el cerebro y la médula espinal (meningitis)
  • Problemas psiquiátricos, como delirio, alucinaciones y psicosis paranoica

Con el tratamiento inmediato, casi todas las personas en países industrializados se recuperan de la fiebre tifoidea. Sin tratamiento, algunas personas pueden no sobrevivir a las complicaciones de esta enfermedad.

July 11, 2015