Actualmente no existe una vacuna de uso público para la tularemia. Si trabajas en una profesión de alto riesgo o vives en una zona donde hay tularemia, estas medidas pueden ayudarte a reducir tu probabilidad de infección:

  • Protégete de los insectos. La mayoría de las personas de Estados Unidos contraen tularemia por la picadura de una garrapata. Si pasas tiempo en zonas infestadas con garrapatas, usa camisas de mangas largas y pantalones largos, métete los pantalones dentro de los calcetines y usa un sombrero de ala ancha para proteger tu rostro y cuello. Aunque estés bien arropado, deberás controlarte la piel y la ropa con regularidad en busca de garrapatas.

    Usa un repelente de insectos con una concentración del 20 al 30 por ciento de N,N-dietil-meta-toluamida (DEET), picaridina o IR3535, pero sigue atentamente las instrucciones del fabricante. Aplica el repelente de insectos con moderación y lávate para quitártelo al final del día. Contrólate con regularidad en busca de garrapatas y quítalas de inmediato si las encuentras.

  • Ten cuidado al realizar trabajos de jardinería. Los jardineros y paisajistas profesionales deben considerar el uso de una máscara facial al excavar el suelo, quitar la maleza o los matorrales, o cortar el césped.
  • Manipula los animales con cuidado. Si cazas o manipulas de algún modo conejos o liebres, usa guantes y gafas protectoras, y lávate bien las manos con jabón y agua caliente después de tocar los animales. Cocina bien la carne de animales salvajes y evita despellejar o preparar un animal que parecía enfermo.
  • Protege a tus mascotas. El ganado y las mascotas pueden contraer tularemia si comen aunque sea una parte de un conejo muerto o si los pica una garrapata infectada. Para mantener la seguridad de tus mascotas, evita que permanezcan afuera sin supervisión, colócales alguna protección contra las pulgas y las garrapatas, y no permitas que entren en contacto con animales salvajes o muertos.
July 08, 2015