La tularemia no aparece naturalmente en los seres humanos y no se transmite de persona a persona. Sin embargo, la tularemia se encuentra en todo el mundo, especialmente en las zonas rurales, porque muchos mamíferos, aves e insectos están infectados con la bacteria Francisella tularensis. Este organismo puede vivir durante varias semanas en el suelo, el agua y los animales muertos.

A diferencia de algunas enfermedades infecciosas que se contagian de los animales a las personas por una única vía, la tularemia tiene distintos modos de transmisión. Cómo te contagias de la enfermedad suele determinar el tipo y la gravedad de los síntomas. En general, la tularemia se contagia a través de:

  • Picaduras de insectos. Si bien una gran cantidad de insectos son portadores de tularemia, las garrapatas y los tábanos Chrysops discalis son los que más probablemente transmiten la enfermedad a los seres humanos. Las picaduras de las garrapatas causan un gran porcentaje de casos de tularemia ulceroglandular.
  • Exposición a animales muertos o enfermos. La tularemia ulceroglandular también puede ser consecuencia del contacto con o la mordedura de un animal infectado, que la mayoría de las veces es un conejo o una liebre. Las bacterias ingresan a la piel a través de pequeños cortes y abrasiones o a través de una mordedura, y se forma una úlcera en el lugar de la herida. La manifestación en los ojos de la tularemia puede producirse por frotarse los ojos después de tocar un animal infectado.
  • Bacterias de transmisión aérea. Las bacterias del suelo pueden convertirse en bacterias de transmisión aérea durante los trabajos de jardinería, la construcción u otras actividades en las que se remueva la tierra. La inhalación de las bacterias puede causar tularemia pulmonar. El personal de laboratorio que trabaja con la tularemia también se expone a un riesgo mayor de infección por transmisión aérea.
  • Agua o alimentos contaminados. Si bien es poco frecuente, es posible contraer tularemia por comer carne poco cocida de un animal infectado o tomar agua contaminada. Algunos de los signos son vómitos, diarrea y otros problemas digestivos (tularemia orofaríngea).

    El calor elimina las bacterias F. tularensis; por lo tanto, cocina la carne a la temperatura correcta para que sea seguro comerla (165 °F [73,8 °C] como mínimo en el caso de la carne picada y la carne de animales salvajes).

July 08, 2015