Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

En los primeros estadios de la artritis del pulgar, el tratamiento suele consistir en una combinación de tratamientos no quirúrgicos. Si tu artritis del pulgar es grave, es posible que requiera cirugía.

Férula

Una férula puede sostener tu articulación y limitar el movimiento del pulgar y la muñeca. Puedes usar una férula solo durante la noche o bien durante la noche y el día.

Las férulas pueden ayudar a:

  • Aliviar el dolor
  • Promover el posicionamiento adecuado de la articulación al realizar tareas
  • Descansar la articulación

Medicamentos

Para aliviar el dolor, tu médico podría recomendarte:

  • Analgésicos de venta libre, como paracetamol (Tylenol u otros), ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o naproxeno (Aleve)
  • Analgésicos recetados, como celecoxib (Celebrex) o tramadol (Conzip, Ultram)

Inyecciones

Si los analgésicos y la férula no son eficaces, tu médico podría recomendarte la inyección de un corticoesteroide de acción prolongada en la articulación del pulgar. Las inyecciones de corticoesteroides pueden proporcionar alivio del dolor temporal y reducir la inflamación.

Cirugía

Si no respondes a otros tratamientos o si apenas puedes doblar y girar el pulgar, es posible que el médico recomiende una cirugía. Algunas de las opciones son:

  • Fusión de la articulación (artrodesis). Los huesos de la articulación afectada se fusionan de forma permanente. La articulación fusionada puede soportar peso sin dolor, pero no tiene flexibilidad.
  • Osteotomía. Se reposicionan los huesos de la articulación afectada para ayudar a corregir deformidades.
  • Trapeciectomía. Se extrae uno de los huesos de la articulación del pulgar (el trapecio).
  • Reemplazo articular (artroplastia). Se extrae toda la articulación afectada o parte de ella y se reemplaza con un injerto de uno de los tendones.

Estas cirugías se pueden realizar en forma ambulatoria. Después de la cirugía, probablemente tengas que usar un yeso o una férula en el pulgar y la muñeca por hasta seis semanas. Después de que se te retire el yeso, podrías recibir fisioterapia para ayudarte a recuperar la fuerza y el movimiento de la mano.

May 14, 2015