Modo de vida y remedios caseros

Escrito por personal de Mayo Clinic

Para tratar la tendinitis en casa, debes recordar cuatro pasos: descanso, hielo, compresión y elevación. Este tratamiento puede ayudar a acelerar tu recuperación y a prevenir más problemas.

  • Descanso. Evita las actividades que incrementan el dolor o la hinchazón. No trates de trabajar o jugar cuando tengas el dolor. El descanso es esencial para que sane el tejido. Pero no significa que tengas que hacer reposo absoluto en cama. Puedes hacer otras actividades y ejercicios que no ejerzan presión en el tendón lastimado. Podrías tolerar bien hacer natación y ejercicios acuáticos.
  • Hielo. Para disminuir el dolor, los espasmos musculares y la hinchazón, aplica hielo en la zona lastimada hasta por 20 minutos varias veces al día. Las bolsas de hielo, el masaje con hielo o los baños con agua helada pueden ayudar. Para el masaje con hielo, congela un vaso de unicel con agua para que puedas sostenerlo al aplicarte hielo directamente en la piel.
  • Compresión. Debido a que la hinchazón puede provocar pérdida de movimiento en la articulación lastimada, comprime la zona hasta que haya cesado la hinchazón. Lo mejor son las compresas o las vendas elásticas compresoras.
  • Elevación. Si la tendinitis te afecta la rodilla, eleva la pierna afectada por encima del nivel del corazón para ayudar a reducir la inflamación.

Si bien el descanso es fundamental para tratar la tendinitis, la inactividad prolongada puede causar rigidez en las articulaciones. Después de algunos días de descanso absoluto de la zona afectada, muévela suavemente en toda su amplitud de movimiento para mantener la flexibilidad de la articulación.

También puedes probar los medicamentos de venta libre, como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros), naproxeno sódico (Aleve) o paracetamol (Tylenol, otros), en un intento por reducir la incomodidad relacionada con la tendinitis.

Nov. 14, 2014