Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

Algunas personas que manifiestan infecciones por tenia no necesitan tratamiento porque esta sale del organismo sola. Otras no se dan cuenta de que la tienen porque no presentan síntomas. Sin embargo, si te diagnostican infección intestinal por tenia, probablemente te recetarán medicamentos para eliminarla.

Tratamientos para infecciones intestinales

El tratamiento más frecuente para la infección por tenia implica medicamentos orales que son tóxicos para la tenia adulta, entre ellos:

  • Praziquantel (Biltricide)
  • Albendazol (Albenza)
  • Nitazoxanida (Alinia)

El medicamento que el médico te receta depende de la especie de tenia involucrada y del lugar de la infección. Estos medicamentos atacan a la tenia adulta, no a los huevos, por lo que es importante evitar reinfectarse. Siempre lávate las manos después de ir al baño y antes de comer.

Para estar seguro de que la infección por tenia desapareció, es probable que el médico haga analizar tus muestras de heces con cierta frecuencia después de que hayas terminado de tomar la medicación. Es más probable que un tratamiento sea exitoso —lo que significa que las heces no tienen huevos, larvas o proglótides de tenia— si recibes el tratamiento adecuado para el tipo de tenia que causa la infección.

Tratamientos para infecciones invasivas

El tratamiento de una infección invasiva depende de la ubicación y de los efectos de la infección.

  • Medicamentos antihelmínticos. El albendazol (Albenza) puede reducir algunos quistes por tenia. El médico puede controlar los quistes de manera periódica mediante pruebas por imágenes, como la ecografía o los rayos X, para garantizar que el medicamento sea efectivo.
  • Terapia antiinflamatoria. Los quistes por tenia que mueren pueden causar hinchazón o inflamación en los tejidos o en los órganos, por lo que el médico puede recomendarte medicamentos con corticoesteroides recetados, como la prednisona o la dexametasona, para reducir la inflamación.
  • Terapia antiepiléptica. Si la enfermedad produce convulsiones, los medicamentos antiepilépticos pueden detenerlas.
  • Colocación de una derivación. Un tipo de infección invasiva puede generar demasiado líquido en el cerebro, lo que se denomina «hidrocefalia». El médico puede recomendarte la colocación de un tubo permanente (derivación) en la cabeza para drenar el líquido.
  • Cirugía. La extirpación de los quistes mediante cirugía depende de la ubicación y de los síntomas. Los quistes que se forman en el hígado, en los pulmones y en los ojos suelen extirparse, ya que, a la larga, pueden amenazar la función de los órganos. El médico podría recomendarte un tubo de drenaje como alternativa a la cirugía. El tubo permite un enjuague agresivo (irrigación) de la zona con soluciones antiparasitarias.
Dec. 02, 2014