Los pólipos estomacales se forman por reacción al daño de la membrana interna del estómago. Las causas más frecuentes de los pólipos estomacales son las siguientes:

  • Inflamación estomacal crónica. Este trastorno, también conocido como «gastritis», puede causar la formación de pólipos hiperplásicos y de adenomas. Es improbable que los pólipos hiperplásicos se tornen cancerosos, aunque los que miden más de 2/5 pulgada (1 cm) tienen mayor riesgo de serlo. Los adenomas son el tipo de pólipo estomacal menos frecuente, pero el que tiene más probabilidad de convertirse en pólipos cancerosos. Por esta razón, generalmente se extirpan.
  • Poliposis adenomatosa hereditaria. Este síndrome hereditario y poco frecuente convierte ciertas células de la membrana interna del estómago en un tipo específico de pólipos denominados «pólipos de la glándula fúndica». Cuando están relacionados con este síndrome, los pólipos de la glándula fúndica se extraen porque pueden tornarse cancerosos. La poliposis adenomatosa hereditaria también causa adenomas.
  • Uso regular de ciertos medicamentos para el estómago. Los pólipos de la glándula fúndica son frecuentes en las personas que toman inhibidores de la bomba de protones de forma regular para reducir el ácido del estómago. Por lo general, esos pólipos son pequeños y no son motivo de preocupación. Los pólipos de la glándula fúndica que tienen un diámetro mayor que 2/5 pulgadas (1 cm) tienen un pequeño riesgo de convertirse en cáncer; por tanto, tu médico podría recomendarte la interrupción del uso de los inhibidores de la bomba de protones o extirpar el pólipo, o ambos.
Oct. 17, 2015