Los ejercicios regulares de estiramiento y fortalecimiento durante tu actividad deportiva, física o laboral, como parte de un programa de acondicionamiento físico general, pueden ayudar a minimizar el riesgo de que tengas esguinces y torceduras. Trata de estar en forma para practicar tu deporte; no lo practiques para ponerte en forma. Si tienes un trabajo físicamente exigente, el acondicionamiento regular puede ayudarte a prevenir lesiones.

Puedes proteger las articulaciones a largo plazo si trabajas para fortalecer y para acondicionar los músculos que rodean la articulación lesionada. El mejor dispositivo de inmovilización que puedes brindarte es tu propio «dispositivo de inmovilización muscular». Pregúntale a tu médico acerca de los ejercicios adecuados de acondicionamiento y de estabilidad. Además, usa calzado que ofrezca soporte y protección.

Jan. 24, 2015