Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

Lamentablemente, no hay manera de revertir el daño a la médula espinal. Pero los investigadores trabajan continuamente en tratamientos nuevos, que comprenden prótesis y medicamentos capaces de promover la regeneración de las neuronas o de mejorar la actividad de los nervios que no se dañaron después de una lesión de la médula espinal.

Mientras tanto, el tratamiento de las lesiones de la médula espinal se centra en la prevención de más lesiones y en el fortalecimiento de las personas con lesión de la médula espinal para que puedan volver a tener a una vida activa y productiva.

Acciones de urgencia

La atención médica urgente es fundamental para minimizar los efectos de cualquier traumatismo en la cabeza o el cuello. Es por eso que, a menudo, el tratamiento para una lesión de la médula espinal comienza en el lugar del accidente.

Por lo general, el personal de urgencia inmoviliza la columna vertebral de la manera más cuidadosa y rápida posible con un collarín rígido para el cuello y una camilla rígida, que usará para trasladarte al hospital.

Etapas tempranas (agudas) del tratamiento

En la sala de urgencias, los médicos se concentran en lo siguiente:

  • Mantener tu capacidad para respirar
  • Prevenir el choque
  • Inmovilizar tu cuello para prevenir más daños en la médula espinal
  • Evitar posibles complicaciones, como la retención de heces u orina, evitar dificultades respiratorias o cardiovasculares y la formación de coágulos sanguíneos de las venas profundas de las extremidades

Mientras te someten a pruebas de diagnóstico para detectar lesiones de la médula espinal, puedes recibir sedantes para que no te muevas ni sufras más daños.

Si tienes una lesión de la médula espinal, usualmente, te llevarán a la unidad de cuidados intensivos para que recibas tratamiento. Hasta pueden transferirte a un centro regional de lesiones de la columna vertebral que tenga un equipo de neurocirujanos, cirujanos ortopédicos, especialistas en medicina de la médula espinal, psicólogos, personal de enfermería, terapeutas y asistentes sociales con experiencia en lesiones de la médula espinal.

  • Medicamentos. La metilprednisolona intravenosa (i.v.) (A-Methapred, Solu-Medrol) es una opción de tratamiento para una lesión aguda de la médula espinal. Si la metilprednisolona se administra dentro de las ocho horas posteriores a la lesión, algunas personas experimentan una leve mejoría.

    Aparentemente, reduce el daño a las neuronas y disminuye la inflamación alrededor del sitio de la lesión. Sin embargo, no es una cura para una lesión de la médula espinal.

  • Inmovilización. Puedes necesitar de tracción para estabilizar la columna vertebral, alinearla de manera correcta o ambas cosas. En algunos casos, un collarín rígido puede servir. Una cama especial también puede ayudar a inmovilizar el cuerpo.
  • Cirugía. A menudo, la cirugía es necesaria para extirpar fragmentos de huesos, objetos extraños, hernias de disco o vértebras fracturadas que puedan estar comprimiendo la columna vertebral. La cirugía también puede ser necesaria para estabilizar la columna vertebral a fin de prevenir futuros dolores o deformidades.
  • Tratamientos experimentales. Los científicos intentan encontrar maneras de detener la muerte celular, controlar la inflamación y promover la regeneración de los nervios. Consulta con tu médico acerca de la disponibilidad de estos tratamientos.

Atención continua

Una vez estabilizada la lesión inicial o la enfermedad, los médicos centran su atención en la prevención de problemas secundarios que puedan surgir, tales como desacondicionamiento físico, contracturas musculares, úlceras de presión, problemas intestinales y vesicales, infecciones respiratorias y coágulos sanguíneos.

La duración de tu hospitalización dependerá de tu estado y de los problemas médicos que enfrentas. Una vez que estés lo suficientemente bien como para participar en terapias y tratamientos, pueden transferirte a un centro de rehabilitación.

Rehabilitación

Los miembros del equipo de rehabilitación comenzarán a trabajar contigo mientras estés en las primeras etapas de recuperación. Tu equipo puede comprender un fisioterapeuta, un terapeuta ocupacional, personal de enfermería para rehabilitación, un psicólogo de rehabilitación, un asistente social, un dietista, un terapeuta recreativo y un médico especializado en medicina física (fisiatra) o lesiones de la médula espinal.

Durante las etapas iniciales de la rehabilitación, los terapeutas suelen enfatizar el mantenimiento y fortalecimiento de la función muscular existente, el restablecimiento de las habilidades motoras finas y el aprendizaje de técnicas adaptativas para realizar tareas cotidianas.

Se te informará sobre los efectos de una lesión de la médula espinal y la manera de prevenir complicaciones, y te darán consejos sobre cómo reconstruir tu vida y mejorar tu calidad de vida.

Te enseñarán muchas habilidades nuevas y usarás equipos y tecnología que te ayudarán a vivir de la manera más independiente posible. Te alentarán a retomar tus pasatiempos favoritos, participar en actividades sociales, de acondicionamiento físico y regresar a la escuela o al lugar de trabajo.

Medicamentos

Pueden usarse medicamentos para controlar algunos de los efectos de las lesiones de la médula espinal. Estos comprenden medicamentos para controlar el dolor y la espasticidad muscular, así como medicamentos que puedan mejorar el control de la vejiga, el control intestinal y la actividad sexual.

Nuevas tecnologías

Los innovadores dispositivos médicos pueden ayudar a las personas con una lesión de la médula espinal a ser más independientes y tener mayor movilidad. Algunos dispositivos también pueden restaurar la actividad. Algunos de ellos son:

  • Sillas de ruedas modernas. Las sillas de ruedas mejoradas y de menor peso permiten que las personas con una lesión de la médula espinal puedan tener mayor movilidad y estar más cómodas. Para algunos, puede ser necesaria una silla de ruedas eléctrica. Algunas sillas de ruedas pueden hasta subir escaleras, desplazarse sobre terreno irregular y elevar un pasajero sentado al nivel de los ojos para llegar a lugares altos sin ayuda.
  • Adaptaciones para computadora. Para alguien con actividad limitada en las manos, las computadoras pueden ser herramientas muy poderosas, pero son difíciles de manejar. Las adaptaciones para computadora abarcan de simples a complejas, como el dispositivo para teclados «keyguards» o el reconocimiento de voz.
  • Ayuda electrónica para la vida diaria. Esencialmente, cualquier aparato eléctrico puede controlarse con un dispositivo electrónico para la vida diaria. Los dispositivos pueden encenderse o apagarse mediante un interruptor o controles remotos activados por voz y por computadora.
  • Dispositivos para estimulación eléctrica. Estos dispositivos sofisticados usan la estimulación eléctrica para producir acciones. A menudo se los denomina «sistemas de estimulación eléctrica funcional» y usan estimuladores eléctricos para controlar los músculos de los brazos y las piernas, a fin de permitir que las personas con una lesión de la médula espinal se paren, caminen, alcancen y agarren lo que deseen.
  • Entrenamiento robótico de la marcha. Esta tecnología incipiente se usa para volver a entrenar la capacidad de caminar después de una lesión de la médula espinal.

Pronóstico y recuperación

Es probable que el médico no pueda darte un pronóstico de inmediato. Si comienza la recuperación, suele comenzar de una semana a seis meses después de una lesión. Sin embargo, algunas personas experimentan pequeñas mejorías durante un año o más.

Oct. 08, 2014