Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Escrito por personal de Mayo Clinic

Un accidente que cause una parálisis es un hecho que cambia la vida. Sufrir una discapacidad de manera repentina puede resultar atemorizante y confuso, y adaptarse no es una tarea sencilla. Es posible que te preguntes cómo la lesión de médula espinal afectará a largo plazo tus actividades diarias, tu trabajo, tus relaciones y tu felicidad.

La recuperación de semejante evento toma tiempo, pero muchas personas que se encuentran paralizadas evolucionan hasta alcanzar vidas productivas y satisfactorias. Es fundamental mantenerse motivado y recibir el apoyo necesario.

Duelo

Si te has lesionado recientemente, tú y tu familia probablemente atravesarán un período de pena y duelo. Si bien el proceso de duelo es distinto para todas las personas, es común experimentar sentimientos de negación o incredulidad, seguidos por tristeza, enojo, negociación y, finalmente, aceptación.

El proceso de duelo es una parte común y saludable de la recuperación. Es natural (e importante) sufrir la pérdida de cómo eras antes. Pero también es necesario establecer nuevos objetivos y encontrar una manera de seguir adelante con tu vida.

Probablemente tendrás inquietudes sobre cómo tu lesión afectará tu estilo de vida, tu situación financiera y tus relaciones. El duelo y el estrés emocional son normales y frecuentes.

Sin embargo, si tu dolor y tristeza están afectando tus cuidados, lo que hace que te aísles de los demás o que abuses del alcohol u otras drogas, deberías considerar hablar con un asistente social, un psicólogo o un psiquiatra. O bien, podrías encontrar contención en un grupo de apoyo de personas con lesiones de médula espinal.

Hablar con otras personas que comprenden por lo que estás atravesando puede ser alentador, y puede que los miembros del grupo tengan buenos consejos sobre cómo adaptar áreas de tu casa o tu espacio de trabajo para atender mejor tus necesidades actuales. Pregúntale a tu médico o al especialista en rehabilitación si hay algún grupo de apoyo en tu zona.

Tomar el control

Una de las mejores maneras de recuperar el control de tu vida es educarte sobre la lesión y tus opciones para volver a tener una vida independiente. En la actualidad hay una gama de equipamientos para conducir y modificaciones para vehículos.

Lo mismo ocurre con los productos para realizar modificaciones en el hogar. Rampas, puertas más anchas, lavabos especiales, agarraderas y perillas de puertas fáciles de girar hacen posible que puedas vivir con mayor autonomía.

Dado que los costos de una lesión de médula espinal pueden ser abrumadores, es recomendable que averigües si eres elegible para recibir asistencia económica o servicios de apoyo por parte del gobierno estatal o federal, u organizaciones de beneficencia. Tu equipo de rehabilitación puede ayudarte a identificar recursos en tu zona.

Hablar sobre tu discapacidad

Tus amigos y familiares pueden responder a tu discapacidad de diferentes maneras. Algunas personas pueden sentirse incómodas y no estar seguras de estar diciendo o haciendo lo correcto.

Estar informado sobre tu lesión de médula espinal y estar dispuesto a educar a otros es de ayuda. Los niños son curiosos por naturaleza y, a veces, se adaptan bastante rápido si les responden a sus preguntas de forma clara y directa. Los adultos también pueden beneficiarse al informarse.

Explica los efectos de tu lesión y qué pueden hacer tus amigos y tu familia para ayudar. Al mismo tiempo, no dudes en decirles a tus amigos y tus seres queridos cuando estén ayudando demasiado. Aunque al principio puede ser incómodo, hablar sobre tu lesión a menudo fortalece tu relación con amigos y familiares.

Cómo lidiar con la intimidad, la sexualidad y la actividad sexual

Tu lesión de médula espinal puede afectar la respuesta de tu cuerpo a los estímulos sexuales. Sin embargo, eres un ser sexual con deseos sexuales. Es posible conseguir una relación emocional y física satisfactoria pero requiere de comunicación, experimentación y paciencia.

Un asesor profesional puede ayudarles a ti y a tu pareja a comunicar sus sentimientos y necesidades. Tu médico puede brindarte la información médica que necesitas acerca de la salud sexual. Puedes tener un futuro satisfactorio lleno de intimidad y placer sexual.

Mirar hacia adelante

Por naturaleza, una lesión de la médula espinal afecta de manera repentina tu vida y la vida de las personas cercanas a ti. Cuando oigas por primera vez el diagnóstico, es posible que comiences a preparar una lista mental de todas las cosas que no podrás volver a hacer. Sin embargo, a medida que sepas más acerca de la lesión y de las opciones de tratamiento, es posible que te sorprendas por todo lo que puedes hacer.

Gracias a las nuevas tecnologías y a los nuevos tratamientos y dispositivos de asistencia, las personas que tienen una lesión de la médula espinal pueden jugar al básquetbol y participar en competencias de atletismo de carrera, saltos y lanzamientos. Pueden pintar y tomar fotografías. Pueden casarse, tener hijos y criarlos y tener trabajos gratificantes.

Hoy en día, los avances en la investigación de las células madre y la regeneración de las células nerviosas (neuronas) dan esperanza de una recuperación mayor a las personas que tienen lesiones de la médula espinal. Al mismo tiempo, se investiga sobre nuevos medicamentos para las personas que tienen lesiones de la médula espinal desde hace mucho tiempo.

Nadie sabe cuándo estarán disponibles los nuevos tratamientos, pero puedes seguir teniendo esperanza acerca del futuro de la investigación sobre la médula espinal, y mientras tanto vivir la vida al máximo.

Oct. 08, 2014