Los factores de riesgo que pueden contribuir para roncar incluyen:

  • Ser hombre. Los hombres son más propensos a roncar y a padecer apnea del sueño que las mujeres.
  • Tener sobrepeso. Las personas obesas o con sobrepeso son más propensas a roncar o a padecer apnea obstructiva del sueño.
  • Tener unas vías respiratorias angostas. Algunas personas pueden tener un paladar blando largo, o amígdalas o adenoides grandes, lo que puede reducir el tamaño de las vías respiratorias y causar los ronquidos.
  • Consumir alcohol. El alcohol relaja los músculos de la garganta, lo cual aumenta el riesgo de roncar.
  • Tener problemas nasales. Si tienes un defecto estructural en las vías respiratorias, como el tabique nasal desviado, o tienes congestión nasal crónica, tu riesgo de roncar es mayor.
  • Tener antecedentes familiares de ronquido o apnea obstructiva del sueño.
Sept. 26, 2015