La infección por shigela (sigelosis) es una enfermedad intestinal causada por una familia de bacterias conocidas como «shigela». El principal signo de infección por shigela es la diarrea, que suele tener sangre.

La shigela puede transmitirse por contacto directo con la bacteria en las heces. Por ejemplo, puede suceder en centros de cuidado infantil cuando el personal no se lava bien las manos después de cambiar los pañales o enseñar a los niños a usar el baño. La bacteria shigela también se transmite en alimentos contaminados o por beber o por nadar en agua contaminada.

Los niños de 2 a 4 años de edad tienen más probabilidades de contraer la infección por shigela. Por lo general, los casos leves desaparecen solos en una semana. Cuando se necesita tratamiento, lo médicos suelen recetar antibióticos.

Los signos y síntomas de la infección por shigela suelen comenzar uno o dos días después del contacto con shigela, pero pueden demorar hasta una semana en manifestarse. Algunos de los signos y síntomas son:

  • Diarrea (a menudo, con sangre o mucosidad)
  • Dolor abdominal o cólicos
  • Fiebre

Si bien algunas personas no tienen síntomas después de haberse infectado con shigela, las heces aún pueden ser contagiosas hasta por algunas semanas.

Cuándo consultar al médico

Comunícate con el médico o busca una clínica de atención inmediata si tú o tu hijo tienen diarrea con sangre o lo suficientemente grave como para causar pérdida de peso y deshidratación. Además, comunícate con el médico si tú o tu hijo tienen diarrea y fiebre de 101 °F (38 °C) o más.

La infección se produce cuando tragas accidentalmente la bacteria shigela. Esto puede suceder cuando:

  • Te tocas la boca. Si no te lavas bien las manos después de cambiarle el pañal a un niño que tiene una infección de shigela, puedes contagiarte. El contacto directo de persona a persona es la manera más frecuente en que se propaga la enfermedad.
  • Consumes alimentos contaminados. Las personas infectadas que manipulan alimentos pueden transmitir la bacteria a personas que ingieren la comida. La comida también se puede contaminar si crece en un campo que contiene aguas residuales.
  • Tragas agua contaminada. El agua se puede contaminar por las aguas residuales o por una persona con infección de shigela que nada en ella.
  • Ser un niño pequeño. La infección por shigela es más frecuente en niños de 2 a 4 años de edad.
  • Vivir en una casa compartida o participar en actividades grupales. El contacto cercano con otras personas transmite la bacteria de una persona a otra. Los brotes de shigela son más frecuentes en centros de cuidado infantil, piscinas comunitarias, casas de reposo, cárceles y puestos militares.
  • Vivir o viajar en regiones con higiene deficiente. Las personas que viven o viajan en países en desarrollo tienen más probabilidades de contraer infecciones por shigela.
  • Ser un varón homosexual sexualmente activo. Los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres tienen mayor riesgo debido al contacto oral directo o indirecto con el ano.

La infección por shigela suele desaparecer sin complicaciones, aunque puede demorar varias semanas o meses para que tus hábitos intestinales vuelvan a la normalidad.

Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Deshidratación. La diarrea continua puede provocar deshidratación. Los síntomas son aturdimiento, mareos, falta de lágrimas en los niños, ojos hundidos y pañales secos. La deshidratación grave puede producir el choque y la muerte.
  • Convulsiones. Algunos niños con fiebre alta por una infección por shigela tienen convulsiones. Se desconoce si las convulsiones son el resultado de la fiebre o la misma infección por shigela. Si tu hijo tiene una convulsión, comunícate con el médico de inmediato.
  • Prolapso rectal. En esta afección, el esfuerzo durante la evacuación intestinal puede causar que la membrana mucosa o el revestimiento del recto salga por el ano.
  • Síndrome urémico hemolítico. Esta complicación poco frecuente de la shigela, causada en la mayoría de los casos por la bacteria llamada «E. coli», puede producir un recuento bajo de glóbulos rojos (anemia hemolítica), recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia) e insuficiencia renal aguda.
  • Megacolon tóxico. Esta complicación poco frecuente sucede cuando el colon se paraliza, lo que impide que evacúes los intestinos o despidas gases. Los signos y síntomas comprenden dolor e hinchazón abdominales, fiebre y debilidad. Si no recibes tratamiento para el megacolon tóxico, el colon puede abrirse (rotura) y causar peritonitis, una infección potencialmente mortal que requiere cirugía de emergencia.
  • Artritis reactiva. La artritis reactiva se manifiesta como respuesta a una infección. Los signos y síntomas comprenden dolor e inflamación articulares, por lo general, en tobillos, rodillas, pies y caderas; enrojecimiento, picazón y secreción en un ojo o en ambos (conjuntivitis); y dolor al orinar (uretritis).

La mayoría de las personas que tienen infección por shigela se recuperan solas y no necesitan consultar con un médico. Si tú o tu hijo tienen síntomas graves o fiebre alta, pueden necesitar tratamiento.

Qué puedes hacer

Antes de hablar con el médico, es recomendable que escribas una lista de respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son los síntomas?
  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Tú o tu hijo han estado expuestos a una infección por shigela?
  • ¿Tú o tu hijo tienen fiebre? Si es así, ¿qué tan alta?

Qué esperar del médico

Durante la exploración física, el médico puede presionar varias partes del abdomen para ver si hay dolor o sensibilidad. También puede usar un hisopo para obtener un cultivo de las heces, o bien, pedirte que recolectes una muestra de tus heces en tu hogar y la lleves al consultorio para que pueda analizarse si hay evidencia de una infección.

La diarrea o la diarrea con sangre pueden ser el resultado de varias enfermedades. Confirmar shigelosis implica extraer una muestra de las heces para analizarlas en un laboratorio y detectar la presencia de la bacteria shigela o sus toxinas.

La infección por shigela suele seguir su curso en cinco a siete días. Reponer los líquidos perdidos por la diarrea puede ser todo el tratamiento que necesites, especialmente si tu salud general es buena y la infección por shigela es leve.

Evita los medicamentos para tratar la diarrea, como la loperamida (Imodium) o la atropina (Lomotil), ya que pueden empeorar la afección.

Antibióticos

Para la infección grave por shigela, los antibióticos pueden acortar la duración de la enfermedad. Sin embargo, algunas cepas de la shigela se han vuelto resistentes a los medicamentos. Por eso, es mejor no tomar antibióticos a menos que la infección por shigela sea grave.

Los antibióticos también pueden ser necesarios para los bebés, los adultos mayores y las personas con infección por VIH, así como también en los casos de riesgo alto de contagio de la enfermedad.

Reposición de líquidos y sales

Para los adultos con buena salud en general, beber agua suele ser suficiente para contrarrestar los efectos de deshidratación de la diarrea.

Los niños pueden tomar una solución de rehidratación oral, como Pedialyte, disponible en las farmacias. Muchas farmacias venden sus propias marcas.

Los niños y los adultos que tienen una deshidratación grave necesitan tratamiento en la sala de urgencias de un hospital, donde puedan administrarles sales y líquidos por vía intravenosa en lugar de dárselos por la boca. La hidratación intravenosa le brinda al cuerpo el agua y los nutrientes esenciales de manera mucho más rápida que las soluciones orales.

Si bien la Organización Mundial de la Salud ha estado trabajando en una vacuna contra la shigela, aún no está disponible. Para prevenir la propagación de la shigela:

  • Lávate las manos cuidadosamente y con frecuencia
  • Supervisa a los niños pequeños cuando se lavan las manos
  • Desecha los pañales sucios de manera adecuada
  • Desinfecta el área para el cambio de pañales después de cada uso
  • No prepares comida para otros si tienes diarrea
  • No lleves a los niños con diarrea a la guardería, a los grupos de juegos o a la escuela
  • Evita tragar agua de estanques, lagos o piscinas no tratadas
  • Evita tener relaciones sexuales con una persona que tenga diarrea o que haya tenido diarrea hace poco tiempo
July 08, 2015