La infección por shigela suele desaparecer sin complicaciones, aunque puede demorar varias semanas o meses para que tus hábitos intestinales vuelvan a la normalidad.

Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Deshidratación. La diarrea continua puede provocar deshidratación. Los síntomas son aturdimiento, mareos, falta de lágrimas en los niños, ojos hundidos y pañales secos. La deshidratación grave puede producir el choque y la muerte.
  • Convulsiones. Algunos niños con fiebre alta por una infección por shigela tienen convulsiones. Se desconoce si las convulsiones son el resultado de la fiebre o la misma infección por shigela. Si tu hijo tiene una convulsión, comunícate con el médico de inmediato.
  • Prolapso rectal. En esta afección, el esfuerzo durante la evacuación intestinal puede causar que la membrana mucosa o el revestimiento del recto salga por el ano.
  • Síndrome urémico hemolítico. Esta complicación poco frecuente de la shigela, causada en la mayoría de los casos por la bacteria llamada «E. coli», puede producir un recuento bajo de glóbulos rojos (anemia hemolítica), recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia) e insuficiencia renal aguda.
  • Megacolon tóxico. Esta complicación poco frecuente sucede cuando el colon se paraliza, lo que impide que evacúes los intestinos o despidas gases. Los signos y síntomas comprenden dolor e hinchazón abdominales, fiebre y debilidad. Si no recibes tratamiento para el megacolon tóxico, el colon puede abrirse (rotura) y causar peritonitis, una infección potencialmente mortal que requiere cirugía de emergencia.
  • Artritis reactiva. La artritis reactiva se manifiesta como respuesta a una infección. Los signos y síntomas comprenden dolor e inflamación articulares, por lo general, en tobillos, rodillas, pies y caderas; enrojecimiento, picazón y secreción en un ojo o en ambos (conjuntivitis); y dolor al orinar (uretritis).
July 08, 2015