Descripción general

El manguito de los rotadores es un grupo de músculos y tendones que rodea la articulación del hombro y mantiene firme la cabeza del húmero en la cavidad poco profunda del hombro. Una lesión del manguito de los rotadores puede provocar un dolor sordo en el hombro, que a menudo empeora cuando tratas de dormir del lado afectado.

Las personas que realizan movimientos repetitivos por encima de la cabeza en sus trabajos o deportes sufren con mayor frecuencia lesiones del manguito de los rotadores. Algunos ejemplos son los pintores, los carpinteros y las personas que juegan al béisbol o al tenis. El riesgo de padecer una lesión del manguito de los rotadores aumenta con la edad.

Muchas personas se recuperan de la enfermedad del manguito de los rotadores con ejercicios de fisioterapia que mejoran la flexibilidad y la fuerza de los músculos que rodean la articulación del hombro.

Algunas veces, los desgarros del manguito de los rotadores pueden ocurrir como resultado de una sola lesión. En dichas circunstancias, se debe recibir atención médica lo antes posible. Los desgarros extensos del manguito de los rotadores podrían necesitar una reparación quirúrgica, una transferencia de tendones alternativos o un reemplazo de articulación.

Descubre por qué Mayo Clinic es el mejor lugar para tu atención médica.

Síntomas

El dolor asociado a la lesión del manguito de los rotadores puede:

  • Describirse como un dolor sordo en el hombro
  • Alterar el sueño, particularmente si te recuestas sobre el hombro afectado
  • Dificultar peinarse el cabello o tocarse la espalda
  • Estar acompañado de debilidad en el brazo

Cuándo consultar al médico

Tu médico de cabecera puede evaluar el dolor de hombro pasajero. Consulta a tu médico de inmediato si pierdes repentinamente el movimiento después de una cirugía: es posible que hayas sufrido un desgarro importante en el manguito de los rotadores. Si el dolor dura más de unas semanas o te diagnosticaron formalmente un desagarro en el manguito de los rotadores, debes consultar a un especialista de hombro, ya que algunos procedimientos quirúrgicos son urgentes.

Causas

La enfermedad del manguito de los rotadores puede deberse a una lesión significativa en el hombro o a la degeneración o el desgaste progresivos del tejido del tendón. Los movimientos repetitivos por encima de la cabeza, el levantamiento de objetos pesados durante un período prolongado y el desarrollo de osteofitos en los huesos alrededor del hombro pueden irritar o dañar el tendón.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de padecer una lesión del manguito de los rotadores:

  • Edad. Con la edad, aumenta el riesgo de padecer una lesión del manguito de los rotadores. Los desgarros del manguito de los rotadores son más frecuentes en personas mayores de 40 años.
  • Determinados deportes. Los atletas que realizan movimientos repetitivos con los brazos regularmente, como lanzadores de béisbol, arqueros y jugadores de tenis, corren un mayor riesgo de tener una lesión del manguito de los rotadores.
  • Trabajos de construcción. Algunas ocupaciones, como la carpintería o la pintura de casas, requieren movimientos de brazos repetitivos, a menudo por encima de la cabeza, que pueden dañar el manguito de los rotadores con el tiempo.
  • Antecedentes familiares. Puede haber un componente genético en las lesiones del manguito de los rotadores, ya que es más común que aparezcan en determinadas familias.

Complicaciones

Sin tratamiento, la enfermedad del manguito de los rotadores podría provocar rigidez o debilidad permanentes y la posible degeneración progresiva de la articulación del hombro.

Aunque es necesario descansar el hombro para la recuperación, mantenerlo inmovilizado durante mucho tiempo puede engrosar y tensar el tejido conjuntivo que rodea la articulación (hombro rígido).

Prevención

Si tienes riesgo de padecer una lesión del manguito de los rotadores o si te lo lesionaste antes, hacer ejercicios de estiramiento y fortalecimiento para los hombros puede ayudar a prevenir lesiones futuras.

La mayoría de las personas ejercitan los músculos frontales del pecho, de los hombros y de la parte superior de los brazos, pero es igualmente importante fortalecer los músculos de la parte trasera de los hombros y alrededor del omóplato para mejorar el equilibrio muscular de los hombros. El médico o un fisioterapeuta pueden ayudarte a crear una rutina de ejercicios.