Descripción general

La tiña de la cabeza (tinea capitis) es una infección causada por hongos (infección micótica o micosis) del cuero cabelludo y del cabello. Los signos y síntomas de la tiña de la cabeza pueden variar, pero por lo general, se presenta como zonas calvas de aspecto escamoso que producen picazón.

La tiña de la cabeza, una infección muy contagiosa, es más frecuente en niños pequeños y de edad escolar.

El tratamiento de la tiña de la cabeza incluye medicamentos que se toman por vía oral para eliminar los hongos, así como champús medicados que pueden disminuir la propagación de la infección.

Algunos casos de tiña de la cabeza producen una inflamación grave en el lugar de la infección, lo que puede dejar cicatrices o causar pérdida permanente del cabello.

Síntomas

Los signos y síntomas de la tiña de la cabeza (o del cuero cabelludo) incluyen:

  • Una o más zonas de piel de aspecto escamoso, donde el cabello se ha desprendido o justo encima del cuero cabelludo
  • Manchas que se expanden o agrandan lentamente
  • Zonas de aspecto escamoso, grisáceas o enrojecidas
  • Zonas del cuero cabelludo con pequeños puntos negros donde el cabello se ha desprendido
  • Cabello quebradizo o frágil que se desprende fácilmente
  • Zonas del cuero cabelludo sensibles o dolorosas con la palpación

Cuándo consultar con el médico

Varias afecciones del cuero cabelludo pueden tener un aspecto similar. Consulta con el médico de tu hijo si tu hijo presenta pérdida del cabello, zonas escamosas o picazón del cuero cabelludo, u otro aspecto inusual del cuero cabelludo. Es importante obtener un diagnóstico preciso y un tratamiento inmediato y adecuado.

Causas

La tiña del cuero cabelludo se debe a una de diferentes variedades de hongos tipo moho llamados dermatofitos. Los hongos atacan la capa externa de la piel del cuero cabelludo y el tallo del cabello.

La tiña no se debe a un parásito. El trastorno causa una infección en la piel que se presenta en forma anular o tiene aspecto circular.

Métodos de transmisión

La tiña es contagiosa y puede diseminarse de las siguientes formas:

  • De un ser humano a otro. A menudo la tiña se disemina a través del contacto directo piel a piel con una persona infectada.
  • De un objeto a un ser humano. La tiña puede diseminarse a través del contacto con objetos o superficies que una persona o un animal infectado haya tocado, como la ropa, las toallas, la ropa de cama, los peines o los cepillos.
  • De un animal a un ser humano. Los perros y los gatos, en especial los cachorros y los gatitos pequeños, suelen ser portadores de tiña. Otros animales que con frecuencia son portadores de los hongos son las vacas, las cabras, los cerdos y los caballos. Tu hijo puede tener contacto con la tiña cuando asea o acaricia a un animal con tiña.

Otros tipos de tiña

Los hongos que causan tiña del cuero cabelludo pueden producir otras infecciones en el cuerpo. Estas infecciones generalmente se clasifican en función de la parte del cuerpo afectada. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Tiña corporal (tinea corporis). Este tipo forma un anillo o un círculo de erupción cutánea en la capa superior de la piel.
  • Tiña del pie (tinea pedis). Este tipo de tiña afecta las zonas húmedas entre los dedos de los pies y, a veces, en el pie propiamente dicho.
  • Tiña inguinal (tinea cruris). Este tipo afecta los genitales, la parte interna de los muslos y los glúteos.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la tiña del cuero cabelludo son:

  • Edad. La tiña del cuero cabelludo es más frecuente en niños pequeños y en edad escolar.
  • Exposición a otros niños. Los brotes de tiña son frecuentes en escuelas y centros de cuidado infantil, donde la infección se transmite con facilidad mediante el contacto físico cercano.
  • Exposición a mascotas. Una mascota, como un gato o un perro, puede tener la infección sin mostrar ningún signo. Los niños pueden contraer la infección al tocar o acariciar al animal.

Complicaciones

En algunos casos, la tiña de la cabeza produce un querión: una inflamación grave y dolorosa del cuero cabelludo. El querión se presenta como una hinchazón blanda de la que sale pus y que forma una costra gruesa y amarillenta en el cuero cabelludo.

En lugar de quebrarse, el cabello se desprende o se puede arrancar con facilidad. El querión puede deberse a una reacción demasiado fuerte al hongo y puede producir cicatrices duraderas y pérdida permanente del cabello.

Prevención

La tiña es difícil de prevenir porque los hongos que la causan son frecuentes y muy contagiosos. Puedes ayudar a reducir el riesgo de padecer tiña tomando las medidas a continuación:

  • Infórmate e informa a los demás. Ten conciencia del riesgo de contagio de tiña de personas o mascotas infectadas. Cuéntales a tus hijos sobre la tiña y diles a qué deben prestar atención y cómo evitar la infección.
  • Usa champú regularmente. Asegúrate de lavarle el cuero cabelludo a tu hijo regularmente, en especial después de cortarle el cabello.
  • Mantén la limpieza. Asegúrate de que tu hijo se lave las manos con frecuencia para evitar la propagación de la infección. Mantén limpias las áreas comunes o compartidas, en especial en escuelas, centros de cuidado infantil, gimnasios y vestuarios.
  • Evita el contacto con animales infectados. La infección con frecuencia se presenta como una zona de piel sin pelaje. Sin embargo, en algunos casos, es posible que no notes ningún signo de la enfermedad. Pídele al veterinario que revise a tus mascotas y animales domesticados para detectar la tiña.
  • No compartas elementos personales. Enséñales a tus hijos que no deben dejar que otras personas usen su ropa, toallas, cepillos de dientes u otros elementos personales, ni pedirles prestados tales elementos a otros niños.
Nov. 05, 2016
References
  1. Allmon A, et al. Common skin rashes in children (Erupciones cutáneas frecuentes en niños). American Family Physician (Revista de la Academia Estadounidense de Médicos de Cabecera). 2015;92:211.
  2. Bennett JE, et al. Dermatophytosis (ringworm) and other superficial mycoses (Dermatofitosis [tiñas] y otras micosis superficiales). En: Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases (Principios y práctica de enfermedades infecciosas de Mandell, Douglas y Bennett). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 29 de junio de 2016.
  3. Kliegman RM, et al. Cutaneous fungal infections (Infecciones micóticas cutáneas). En: Nelson Textbook of Pediatrics (Manual de pediatría de Nelson). 20.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 29 de junio de 2016.
  4. Treat JR. Tinea capitis. http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 29 de junio de 2016.
  5. Kaushik N, et al. Superficial fungal infections (Infecciones micóticas superficiales). Primary Care: Clinics in Office Practice (Atención primaria: clínicas y consultorios privados). 2015;42:501.
  6. Ringworm risk and prevention (Riesgo y prevención de la tiña). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/fungal/diseases/ringworm/risk-prevention.html. Último acceso: 1 de julio de 2016.

Tiña (cabeza o cuero cabelludo)