Haz que tus tareas de jardinería sean más fáciles con algunos cambios sencillos.

Si tienes artritis reumatoide, es importante que encuentres maneras de seguir realizando tus actividades diarias, como trabajos de jardinería y cuidar el césped. Si bien la rigidez y el dolor articular pueden limitar tu movilidad, la artritis no tiene por qué impedir que disfrutes estas actividades. A continuación te damos algunos consejos que te ayudarán a prevenir que los síntomas de la artritis se exacerben al cuidar tu jardín.

Trabaja de forma más inteligente para reducir la tensión sobre las articulaciones al cuidar el césped y el jardín.

  • Cambia de tarea con frecuencia. Cambia de tarea cada 15 a 20 minutos para evitar ejercer presión en la misma articulación por períodos prolongados. Toma descansos frecuentes. Alterna las tareas fáciles y las difíciles.
  • Usa los antebrazos o las palmas de las manos en lugar de usar los dedos. Apoya las macetas, las plantas y los canastos pesados en los antebrazos o las palmas de las manos para transportarlos. Esto evita que las articulaciones pequeñas de los dedos y las manos se sobrecarguen y se inflamen.
  • Planifica con anticipación para evitar caminar largas distancias. Planifica tus tareas para evitar tener que caminar de un lado a otro. Antes de comenzar, carga un carro de jardín con todo lo que necesitarás para realizar tus tareas.
  • Evita levantar objetos grandes o pesados. Si puedes, compra o coloca abono y fertilizantes en varios contenedores pequeños en lugar de uno solo de gran tamaño. Piensa con anticipación si vas a necesitar ayuda y consigue un asistente para todo o parte del trabajo.

Realizar tareas de jardinería con artritis es mucho más fácil si usas herramientas que no dañen las articulaciones.

  • Usa un taburete liviano. Un taburete para tareas de jardinería te acerca al suelo, y, a su vez, reduce la tensión en las rodillas y la espalda. Prueba varios taburetes antes de comprar uno para asegurarte de que sea fácil de usar y que puedas transportarlo y levantarte de él sin dificultades.
  • Procura un mejor agarre. Es más fácil agarrar las cosas que tienen mangos anchos y blandos en lugar de mangos angostos y duros. Compra artículos de jardinería con mangos fáciles de agarrar o envuelve las herramientas, los canastos y las mangueras que ya tengas con gomaespuma para reducir la tensión en las muñecas y las manos.
  • Encuentra el soporte adecuado. Si se te irritan las muñecas o los pulgares, considera utilizar una férula ortopédica. Un terapeuta ocupacional te puede proporcionar una férula personalizada diseñada especialmente para brindarte soporte adicional en esas zonas problemáticas, a fin de reducir la vibración y la tensión.

Diseña cambios que ayuden a que las tareas de jardinería sean más sencillas y placenteras.

  • Eleva los canteros. Instalar canteros elevados puede ayudarte a reducir la tensión en las rodillas y la espalda. Cuanto más elevados estén los canteros, menos tensión ejercerás en las articulaciones al plantar, mantener y cosechar los productos del jardín.
  • Cultiva flores, vegetales y hierbas en contenedores. Las plantas en macetas se pueden colocar en ubicaciones convenientes en donde puedes disfrutar de ellas y cuidarlas con facilidad.
  • Escoge plantas de poco mantenimiento. Escoge flores, vegetales y hierbas tolerantes a las sequías. Pueden sobrevivir sin tu ayuda cuando tienes una exacerbación de artritis y, en general, demandan menos tiempo y esfuerzo.
July 01, 2015