La artritis reumatoide no tiene cura, pero puedes tomar medidas para ayudar a controlar sus síntomas. Estas medidas pueden ayudarte a aliviar el dolor muscular y de las articulaciones, a reducir la inflamación, y a mejorar tu capacidad general para moverte.

  • Haz actividad física. La actividad física es clave para fortalecer los músculos y mantener la flexibilidad de las articulaciones. También puede proteger las articulaciones de sufrir más daño. Se ha descubierto que el ejercicio regular mejora la calidad del sueño, lo que es especialmente útil si tu artritis reumatoide hace que tengas dificultad para dormir. Pídele a tu fisioterapeuta o a tu terapeuta ocupacional que te recomiende actividades que sean adecuadas para ti. Tu terapeuta también puede darte instrucciones sobre cómo usar un bastón. Es casi una obligación usar un bastón cuando hagas ejercicio, porque reduce el peso que tienen que soportar tus articulaciones.
  • Aplica calor a las articulaciones rígidas o a los músculos que duelen. Los tratamientos en base a calor incluyen baños de parafina, baños calientes, almohadillas térmicas y mantas térmicas. El calor también ayuda a preparar tu cuerpo para el ejercicio y hace más fácil el estiramiento.
  • Aplica hielo a las áreas inflamadas. Los tratamientos con frío ayudan a sentir menos dolor y reducen la inflamación y la hinchazón. Aplica una bolsa de hielo o una compresa fría envuelta en una toalla directamente a las articulaciones que duelen. Puedes hacerte tratamientos con frío hasta unas 8 veces por día, pero no los hagas por más de 20 minutos cada vez.
  • Busca soportes para tus articulaciones. Entablillarte puede reducir el dolor y la hinchazón al dar un soporte a tus articulaciones. Pídele a tu fisioterapeuta o a tu terapeuta ocupacional que te ayude a elegir el entablillado que sea mejor para ti.
  • Usa aparatos de ayuda. Reduce el estrés en tus articulaciones usando cierres, calzadores con mango largo, carritos y equipaje con ruedas, y otros aparatos que te ayuden a sentarte en una silla, en el inodoro, y la cama, y a levantarte.
  • Toma medicación. La medicación para la artritis reumatoide puede aliviar síntomas, reducir la inflamación y hacer más lenta la progresión de la enfermedad. Pero lo mejor es usar la medicación junto con otras estrategias. Pregúntale a tu doctor si la medicación es una buena idea para ti y si debes tomarla en forma regular o sólo cuando tengas síntomas.
  • Comprométete a un estilo de vida saludable. Dormir lo suficiente, evitar el humo de tabaco, usar técnicas para reducir el estrés, como meditación y yoga, y comer alimentos saludables pueden ayudar a controlar los síntomas de la artritis reumatoide.
April 07, 2015