Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

A veces, el tratamiento de un trastorno preexistente, como la deficiencia de hierro, alivia notablemente los síntomas del síndrome de las piernas inquietas. Corregir una deficiencia de hierro puede consistir en tomar suplementos de hierro. Sin embargo, solo debes tomar suplementos de hierro con supervisión médica y después de que el médico haya controlado tu nivel de hierro en sangre.

Si padeces el síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom sin un trastorno asociado, el tratamiento se centra en cambios en el estilo de vida y, si estos no son eficaces, en medicamentos.

Terapia con medicamentos

Para reducir la inquietud en las piernas existen varios medicamentos con receta, la mayoría de los cuales se han desarrollado para tratar otras enfermedades. Algunos de ellos son:

  • Medicamentos que aumentan el nivel de dopamina en el cerebro. Estos medicamentos reducen el movimiento de las piernas al afectar el nivel del mensajero químico dopamina en el cerebro. La Administración de Alimentos y Medicamentos ha aprobado el uso de ropinirol (Requip), rotigotina (Neupro) y pramipexol (Mirapex) para el tratamiento del síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom de intensidad moderada a grave.

    Los efectos secundarios de corto plazo de estos medicamentos normalmente son leves y comprenden náuseas, aturdimiento y fatiga. Sin embargo, también pueden causar trastornos del control de impulsos, como ludopatía y somnolencia diurna.

  • Medicamentos que afectan los canales de calcio. Ciertos medicamentos, como la gabapentina (Neurontin) y la pregabalina (Lyrica) son eficaces para algunas personas con el síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom.
  • Opiáceos. Los medicamentos narcóticos pueden aliviar los síntomas leves a intensos, aunque pueden ser adictivos si se usan en dosis altas. Algunos ejemplos de estos medicamentos comprenden codeína, oxicodona (Oxycontin, Roxicodona), oxicodona y paracetamol combinados (Percocet, Roxicet) e hidrocodona y paracetamol combinados (Norco).
  • Relajantes musculares y medicamentos para dormir. Esta clase de medicamentos, conocidos como «benzodiacepinas», ayudan a dormir mejor por la noche, aunque no eliminan la sensibilidad en las piernas y pueden causar somnolencia diurna. Los sedantes de uso frecuente para tratar el síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom son clonazepam (Klonopin), eszopiclona (Lunesta), temazepam (Restoril), zaleplon (Sonata) y zolpidem (Ambien).

Puede que tú y tu médico deban realizar varias pruebas hasta encontrar el medicamento o la combinación de medicamentos que sean más adecuados para ti.

Precauciones sobre los medicamentos

A veces, los medicamentos para aumentar el nivel de dopamina que funcionaron durante un tiempo para aliviar el síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom pierden su eficacia. O notas que tus síntomas regresan antes durante el día. Esto se denomina «aumento». El médico puede sustituirlo por otro medicamento para combatir el problema.

La mayoría de los medicamentos recetados para el tratamiento del síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom no se recomienda durante el embarazo. En su lugar, el médico puede recomendarte técnicas de cuidado personal para aliviar los síntomas. Sin embargo, si la sensibilidad es particularmente molesta durante tu último trimestre, el médico puede aprobar el uso de ciertos medicamentos.

Algunos medicamentos pueden empeorar los síntomas del síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom. Estos comprenden algunos antidepresivos, algunos medicamentos antipsicóticos, algunos medicamentos contra las náuseas y algunos medicamentos para el resfriado y la alergia. El médico puede recomendarte que, si es posible, evites estos medicamentos. Sin embargo, si necesitas tomarlos, habla con el médico sobre la posibilidad de añadir medicamentos que te ayuden a controlar el síndrome de las piernas inquietas o la enfermedad de Willis-Ekbom.

Dec. 10, 2014