Cómo prepararse antes de su cita

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si tienes signos y síntomas del síndrome de las piernas inquietas, pide una consulta con el médico. Después de una evaluación inicial, puede derivarte a un médico que se especialice en enfermedades que afectan el sistema nervioso (neurólogo) o a un especialista del sueño.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Información para reunir con anticipación

  • Anota tus síntomas, incluso cuándo comenzaron y cuándo suelen aparecer.
  • Anota la información médica más importante, como otras enfermedades que tengas y cualesquier medicamentos de venta libre o recetados que estés tomando, entre ellos vitaminas y suplementos. También anota si hay antecedentes del síndrome de las piernas inquietas en tu familia.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe puede recordar información que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Algunas preguntas básicas para hacerle al médico sobre el síndrome de las piernas inquietas son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de los signos y síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué opciones de tratamiento están disponibles para esta enfermedad?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Qué medidas de cuidado personal debo tomar para mejorar mis síntomas?
  • ¿Hay algún material educativo que me pueda llevar? ¿Qué sitios web recomiendas?
  • ¿Dónde puedo buscar un grupo de apoyo para personas con síndrome de las piernas inquietas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Tienes una necesidad irresistible de mover las piernas?
  • ¿Qué palabras describen los síntomas?
  • ¿Tus síntomas comienzan mientras estás sentado o acostado?
  • ¿Tus síntomas empeoran por la noche?
  • ¿El movimiento te hace sentir mejor?
  • ¿Te han dicho que pateas, te sacudes o haces algún otro movimiento con las piernas mientras duermes?
  • ¿Sueles tener dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido?
  • ¿Estás cansado durante el día?
  • ¿Hay alguien más en tu familia que sufra de piernas inquietas?
  • ¿Cuánta cafeína consumes diariamente?
  • ¿Cuál es tu programa de ejercicios habitual?

Qué puedes hacer mientras tanto

Para aliviar tus síntomas, intenta:

  • Reducir o eliminar el consumo de cafeína, alcohol y tabaco.
  • Masajearte las piernas mientras tomas un baño de remojo tibio.
Dec. 10, 2014