Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Escrito por personal de Mayo Clinic

El síndrome de las piernas inquietas es generalmente un trastorno de por vida. Vivir con el síndrome de las piernas inquietas implica desarrollar estrategias de afrontamiento que funcionen para ti, tales como:

  • Cuéntales a otras personas sobre tu trastorno. Compartir información sobre el síndrome de las piernas inquietas ayudará a tus familiares, amigos y compañeros de trabajo a comprenderte mejor cuando te vean caminando por los pasillos, parado en el fondo del cine o caminando hacia el dispensador de agua muchas veces al día.
  • No resistas la necesidad de moverte. Si intentas reprimir la necesidad de moverte, es posible que sientas que tus síntomas empeoran.
  • Lleva un registro diario del sueño. Lleva un registro de los medicamentos y de las estrategias que ayudan o dificultan tu lucha contra el síndrome de las piernas inquietas, y comparte esta información con el médico.
  • Elonga y hazte masajes. Comienza y termina el día con ejercicios para elongar o con un masaje suave.
  • Busca ayuda. Los grupos de apoyo reúnen a familiares y a personas con síndrome de las piernas inquietas. Al participar en un grupo, tus percepciones no sólo pueden ayudarte a ti, sino que también podría ayudar a alguien más.
Dec. 10, 2014