Encontrar los medicamentos adecuados para tus síntomas de artritis psoriásica puede llevar tiempo y requerir paciencia, pero puedes encontrar alivio al trabajar en estrecha colaboración con tu reumatólogo.

Lo más importante de encontrar un tratamiento efectivo para la artritis psoriásica eres tú: tus metas de tratamiento, tus síntomas y tu calidad de vida. Obtén el asesoramiento de expertos sobre cuál es el mejor abordaje.

Encontrar los medicamentos adecuados para tus síntomas de artritis psoriásica puede ser frustrante en algunos momentos, pero no te desanimes. Es posible que tengas que probar varios tipos y combinaciones de tratamientos, pero puedes encontrar alivio.

En esta entrevista, April Chang-Miller, M.D. reumatóloga del campus de Mayo Clinic en Arizona y especialista en artritis psoriásica, habla acerca de qué podemos esperar en la búsqueda del mejor plan de tratamiento y cómo obtener los mejores resultados.

Ten en cuenta que encontrar los medicamentos y las dosis adecuados para la artritis psoriásica suele tomar tiempo. Tu reumatólogo lo preverá y trabajará en estrecha colaboración contigo para encontrar el mejor plan de tratamiento.

¡Tú eres lo más importante en el proceso! La información que compartas con el médico acerca de cómo estás respondiendo a cada medicamento, y cómo te sientes, tendrá un papel fundamental para determinar si es necesario ajustar los medicamentos.

No te des por vencido si no te sientes mejor de inmediato. Puede tomar tiempo, pero la mayoría de las personas con artritis psoriásica notan un alivio considerable de los síntomas al año de haber comenzado el tratamiento.

El médico te recomendará un plan de tratamiento inicial en función de varios factores únicos de tu caso, entre ellos, la gravedad de los síntomas, cualquier otro problema de salud que tengas y los medicamentos adicionales que estés tomando.

Al empezar a tomar un medicamento nuevo para la artritis psoriásica, es posible que tengas controles programados. En general, estas consultas comprenderán análisis de laboratorio y conversaciones detalladas acerca de cualquier cambio que haya habido en tus síntomas desde que comenzaste a tomar el medicamento.

A medida que vayas aprendiendo más acerca de cómo te afecta el medicamento, el médico puede ajustar la dosis. Los medicamentos para la artritis psoriásica se suelen recetar para ir incrementándolos gradualmente a fin de minimizar los efectos secundarios hasta encontrar la dosis máxima.

Si el medicamento no produce los resultados esperados, o si tienes efectos secundarios notorios, el médico te puede recomendar probar con otro medicamento.

El objetivo, en última instancia, es encontrar un plan de medicamentos que proporcione un alivio significativo de tus síntomas. El médico puede referirse a esto como «mínima actividad de la enfermedad».

Con atención de seguimiento regular y cuidadosa por parte de tu reumatólogo, aliviar los síntomas notablemente puede ser un objetivo realista.

En un estudio del 2014 publicado en The Lancet, se analizaron los resultados de tratar los síntomas de la artritis psoriásica de forma temprana con ajustes frecuentes. El abordaje más efectivo, que los investigadores denominaron «control estricto», comprendía:

  • Establecer objetivos de tratamiento específicos con cada participante del estudio en función de los resultados que les parecían satisfactorios
  • Tener una consulta con los participantes mensualmente para evaluar cuán bien estaban funcionando los tratamientos, en función de los síntomas y los resultados de análisis de laboratorio
  • Ajustar los medicamentos en cada consulta mensual si los síntomas no estaban mejorando según lo esperado

La mayoría de los participantes del estudio que se trataron con este abordaje tuvieron un alivio mensurable al año de haber comenzado a tomar los medicamentos para la artritis psoriásica.

Tu reumatólogo probablemente no lo recomiende, y por un buen motivo. Los síntomas de la artritis psoriásica suelen volver después de suspender el tratamiento farmacológico.

Esto no quiere decir que no puedas ajustar tu plan de tratamiento una vez que tus síntomas mejoren. Con el tiempo, podrás reducir la dosis o el número total de medicamentos que tomas. El médico puede ayudarte a ajustar tu plan de medicamentos una vez que tus síntomas estén bajo control. Y si los síntomas vuelven a aparecer, podrás realizar ajustes nuevos y volver a tener un alivio importante.

Sigue todos los aspectos de tu plan de tratamiento, que probablemente comprenda más que solo medicamentos. Por ejemplo, el médico puede derivarte a un fisioterapeuta o a un terapeuta ocupacional que pueden enseñarte ejercicios para ayudar a mantener las articulaciones flexibles. El terapeuta también puede sugerirte nuevas maneras de realizar tareas diarias sin agregar esfuerzo adicional a las articulaciones, como, por ejemplo, el uso de dispositivos de asistencia; también puede recomendarte cuidados personales para aliviar los síntomas, como tratamientos con calor y frío, y que moderes tu ritmo para evitar exigir las articulaciones.

Al colaborar estrechamente con tu reumatólogo, y darle tiempo al proceso, tendrás muy buenas posibilidades de encontrar un plan de tratamiento adecuado a largo plazo.

Jan. 06, 2017