El exceso de peso influye en los síntomas de la artritis psoriásica y la efectividad de los tratamientos. Bajar de peso puede ayudarte a vivir mejor con esta afección.

El exceso de peso puede aumentar el dolor articular en todos los tipos de artritis ya que hace que se ejerza más presión sobre las articulaciones y la columna vertebral, ya sobrecargadas, y disminuye la energía y la movilidad. Si tienes artritis psoriásica, el exceso de peso también puede aumentar la inflamación de las articulaciones y afectar tu respuesta a los tratamientos frecuentes. Comprender la manera en la que el peso influye en los síntomas y tratamientos de la artritis psoriásica te puede motivar a tomar medidas para bajar de peso.

Hay reacciones químicas en el interior de las células grasas que desencadenan la producción de las mismas proteínas que provocan inflamación (citocinas) y generan los síntomas de la artritis psoriásica. Esta inflamación se suma a la que ya existe en tu cuerpo, lo que empeora los síntomas. En la artritis psoriásica, el exceso de peso se relaciona con:

  • Trastornos de la piel más graves
  • Empeoramiento del dolor
  • Más articulaciones afectadas

El hecho de tener sobrepeso u obesidad también afecta tu respuesta a tratamientos frecuentes de la artritis psoriásica, entre ellos, los inhibidores del factor de necrosis tumoral alfa. Los inhibidores del factor de necrosis tumoral alfa ayudan a reducir los síntomas al bloquear la acción de las citocinas. Sin embargo, el exceso de tejido graso puede aumentar las citocinas a un nivel demasiado elevado para que los inhibidores del factor de necrosis tumoral puedan ser efectivos.

Los estudios sobre los medicamentos para la artritis psoriásica y el peso corporal sugieren lo siguiente:

  • Los inhibidores del factor de necrosis tumoral son menos efectivos en las personas con exceso de peso.
  • Cuanto más elevado es el nivel de grasa corporal estimativo de una persona, o el índice de masa corporal (IMC), menos probabilidades hay de que los inhibidores del factor de necrosis tumoral sean efectivos.
  • Los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad de uso tradicional también pueden ser menos efectivos en las personas con exceso de peso.

Perder peso puede mejorar considerablemente la efectividad de estos medicamentos.

Antes de comenzar un programa para adelgazar, habla con el médico. El médico podrá revisar tus medicamentos y aconsejarte sobre el programa que sea más adecuado para tu caso.

Un abordaje exitoso suele comprender una modificación de tu dieta, el aumento de la actividad física y el compromiso a mantener estos cambios saludables a largo plazo.

La mejor manera de aumentar el consumo de nutrientes y, al mismo tiempo, limitar las calorías es comer más alimentos de origen vegetal: frutas, vegetales y cereales integrales.

También es importante que elijas un plan de alimentación saludable que puedas seguir:

  • Evita las dietas demasiado estrictas. Busca un plan que no prohíba ciertos alimentos o grupos de alimentos, sino que consista en una variedad de alimentos de todos los grupos de alimentos principales.
  • Apunta al equilibrio. Un plan de adelgazamiento debe comprender cantidades adecuadas de nutrientes y calorías para tu caso en particular. Las dietas que te indican comer una gran cantidad de ciertos alimentos, que reducen drásticamente las calorías o que eliminan grupos enteros de alimentos, podrían causar problemas de nutrición.
  • Disfruta lo que comes. Incluye alimentos que te gusten en tu dieta y que disfrutes comer por el resto de tu vida, no solo durante varias semanas o meses.

Todos los programas de pérdida de peso deben comprender actividad física. El médico o un fisioterapeuta pueden ayudarte a encontrar el plan de ejercicio que te brinde más beneficios con el menor empeoramiento del dolor articular.

Por ejemplo, el médico te puede sugerir ejercicios leves, como yoga, taichí o natación. Al igual que con tu plan de alimentación saludable, escoge actividades que disfrutes.

Es tentador creer en promesas de adelgazamiento rápido y considerable, pero un abordaje lento y continuo es más fácil de mantener y, en general, a la larga es mejor que el adelgazamiento rápido. Es mejor apuntar a perder 1 o 2 libras (0,5 a 1 kg) por semana. En general, para perder peso a este ritmo, tienes que quemar entre 500 y 1000 calorías más de lo que consumes cada día, siguiendo una dieta baja en calorías y actividad física regular.

El éxito del adelgazamiento requiere un compromiso a largo plazo de hacer cambios saludables en los hábitos de alimentación y de ejercicios. ¡Vale la pena! Obtendrás muchos beneficios importantes para la salud, entre ellos, menos síntomas de artritis psoriásica y una mejor calidad de vida.

Jan. 06, 2017