Diagnóstico

A continuación se enumeran algunos de los exámenes y procedimientos que se utilizan para diagnosticar la colitis seudomembranosa e identificar complicaciones:

  • Muestra de heces. Se utiliza una gran cantidad de exámenes de muestras de heces diferentes para detectar infecciones por C. difficile en el colon.
  • Análisis de sangre. Estos análisis pueden revelar un conteo de glóbulos blancos (leucocitos) anormalmente alto, que es un indicio de colitis seudomembranosa.
  • Colonoscopia o sigmoidoscopia. En ambos exámenes, el médico utiliza un tubo con una cámara miniatura en la punta para examinar el interior del colon en busca de signos de colitis seudomembranosa, como placas (lesiones) amarillas y elevadas e hinchazón.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Si tienes síntomas graves, el médico podría realizar una radiografía o tomografía computarizada abdominal para buscar complicaciones, como megacolon tóxico o ruptura de colon.

Tratamiento

Las estrategias de tratamiento incluyen las siguientes:

  • Suspender, si es posible, los antibióticos u otros medicamentos que puedan ser la causa de tus signos y síntomas. A veces, esta medida suele ser suficiente para curar tu afección o, al menos, aliviar signos como la diarrea.
  • Comenzar a tomar un antibiótico que sea eficaz contra la C. difficile. Si todavía experimentas signos y síntomas, el médico usará un antibiótico diferente para tratar la C. difficile. Esto permite que la bacteria común vuelva a crecer y se restablezca el equilibrio saludable de la bacteria en el colon. Es posible que te administren antibióticos por boca, por vía intravenosa o a través de un tubo que se inserta en la nariz y llega al estómago (tubo nasogástrico). Según cuál sea tu afección, los médicos usarán, la mayoría de las veces, metronidazol (Flagyl), vancomicina, fidaximicina (Dificid) o una combinación de estos medicamentos.
  • Someterse a un trasplante de microbiota fecal. Si tu afección es extremadamente grave, pueden realizarte un trasplante de heces (trasplante fecal) de un donante saludable para restaurar el equilibrio de bacterias en el colon. Las heces del donante se pueden implantar a través de un tubo nasogástrico, introduciéndolas en el colon o administrándolas por vía oral mediante cápsulas. Frecuentemente, los médicos usarán una combinación de antibióticos como tratamiento, seguido de un trasplante de microbiota fecal.

Una vez que comienzas el tratamiento para la colitis seudomembranosa, los signos y síntomas comenzarán a mejorar en unos pocos días.

Los investigadores están estudiando nuevos tratamientos para la colitis seudomembranosa, incluidos los antibióticos alternativos y una vacuna.

Treating recurring pseudomembranous colitis

The natural occurrence of new, more-aggressive strains of C. difficile, which are more resistant to antibiotics, has made treating pseudomembranous colitis increasingly difficult and recurrences more common. With each recurrence, your chance of having an additional recurrence increases. Las opciones de tratamiento pueden incluir las siguientes:

  • Repeat antibiotics. You may need a second or third round of antibiotics to resolve your condition.
  • Cirugía. Surgery may be an option in people who have progressive organ failure, rupture of the colon and inflammation of the lining of the abdominal wall (peritonitis). Surgery has typically involved removing all or part of the colon (total or subtotal colectomy). A newer surgery that involves laparoscopically creating a loop of colon and cleaning it (diverting loop ileostomy and colonic lavage) is less invasive and has had positive results.
  • Fecal microbial transplantation (FMT). FMT is used to treat recurrent pseudomembranous colitis. You'll receive healthy, cleaned stool in a capsule, nasogastrically or inserted into your colon.

Lifestyle and home remedies

Algunas investigaciones sugieren que los suplementos concentrados de buenas bacterias y levaduras (probióticos) pueden ayudar a prevenir la infección de C. difficile, pero se necesitan más estudios para que se puedan usar para tratar las reapariciones. Son seguros de usar y están disponibles en forma de cápsulas o líquido sin receta.

Para hacer frente a diarrea y la deshidratación que pueden ocurrir con la colitis seudomembranosa, trata de hacer lo siguiente:

  • Bebe mucho líquido. Agua es lo ideal, pero los fluidos con agregado de sodio y potasio (electrolitos) también pueden ser beneficiosos. Evita las bebidas que tengan mucho azúcar o que contengan alcohol o cafeína, tales como el café, el té y las bebidas cola, que pueden empeorar los síntomas.
  • Elige alimentos blandos y fáciles de digerir. Estos incluyen la compota de manzana, las bananas y el arroz. Evita los alimentos con alto contenido de fibra, como los frijoles, los frutos secos y los vegetales. Si sientes que los síntomas están mejorando, agrega lentamente alimentos con alto contenido de fibra en tu dieta.
  • Realiza varias comidas pequeñas, en lugar de pocas comidas grandes. Separa las comidas pequeñas a lo largo del día.
  • Evita los alimentos irritantes. No comas alimentos picantes, grasos ni fritos, ni ningún otro alimento que empeore los síntomas.

Preparación para la consulta

Por lo general, tu médico de cabecera puede tratar la colitis seudomembranosa. Según tus síntomas, es posible que te deriven a un médico especialista en enfermedades digestivas (gastroenterólogo). Si tus signos y síntomas son muy graves o intensos, es posible que te indiquen procurar tratamiento de urgencia.

A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debes hacer con anticipación, como por ejemplo ayunar antes de someterte a un examen específico. Haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluidos los que parecen no tener relación con el motivo de la consulta.
  • Información personal más importante, incluso lo que te genera mayor estrés, cambios recientes en tu vida e historia clínica familiar.
  • Todos los medicamentos, las vitaminas y demás suplementos que tomas, incluidas las dosis.
  • Preguntas para hacerle al médico

De ser posible, lleva a un familiar o amigo a la consulta para que te ayude a recordar la información que se te proporciona.

Algunas preguntas básicas para hacer al médico incluyen las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa probable de los síntomas?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles son otras causas posibles para los síntomas que tengo?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuáles son las mejores medidas que puedo tomar?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me sugiere?
  • Tengo estas otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Hay folletos u otros materiales impresos que pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo empezaste a experimentar signos y síntomas?
  • ¿Tienes diarrea?
  • ¿Notas sangre o pus en las heces?
  • ¿Tienes fiebre?
  • ¿Sientes dolor abdominal?
  • ¿Los síntomas se mantienen iguales o han empeorado?
  • Durante las últimas semanas, ¿tomaste antibióticos, te sometiste a un procedimiento quirúrgico o estuviste hospitalizado?
  • ¿Alguna persona en tu casa tiene diarrea o estuvo hospitalizada durante las últimas semanas?
  • ¿Alguna vez te diagnosticaron diarrea relacionada con C. difficile o con el uso de antibióticos?
  • ¿Tienes colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn?
  • ¿Recibes tratamiento para alguna otra afección?
  • ¿Recientemente viajaste a lugares donde el suministro de agua no es seguro?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Mientras esperas para la consulta, bebe mucho líquido y opta por alimentos blandos para ayudar a tratar la diarrea.

Aug. 19, 2017
References
  1. Feldman M, et al. Antibiotic-associated diarrhea and Clostridium difficile infection (Infección de Clostridium difficile y diarrea asociadas con antibióticos). En: Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 10th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 8 de octubre de 2015.
  2. Clostridium difficile-induced diarrhea (Diarrea inducida por Clostridium difficile). Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales de Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/infectious-diseases/anaerobic-bacteria/i-clostridium-difficile-i-induced-diarrhea. Último acceso: 8 de octubre de 2015.
  3. Lamont JT. Clostridium difficile infection in adults: Clinical manifestations and diagnosis (Infección de Clostridium difficile en adultos: manifestaciones clínicas y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 5 de octubre de 2015.
  4. Leffler DA, et al. Clostridium difficile infection (Infección de Clostridium difficile). The New England Journal of Medicine (Revista de Medicina de Nueva Inglaterra). 2015;372:1539.
  5. Ferri FF. Clostridium difficile Infection (Infección de Clostridium difficile). En: Ferri’s Clinical Advisor 2016 (Consejos clínicos de Ferri 2016). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 12 de octubre de 2015.
  6. Lamont JT. Clostridium difficile in adults: Epidemiology, microbiology, and pathophysiology (Clostridium difficile en adultos: epidemiología, microbiología y fisiopatología). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 5 de octubre de 2015.
  7. Chraka CNA, et al. Risk factors for recurrence, complications and mortality in Clostridium difficile infection: A systematic review (Factores de riesgo de recurrencia, complicaciones y mortalidad en la infección de Clostridium difficile: un análisis sistemático). PLOS One. 2014; 9: e98400.
  8. Bagdasarian N, et al. Diagnosis and treatment of Clostridium difficile in adults: A systematic review (Diagnóstico y tratamiento de Clostridium difficile: un análisis sistemático). JAMA. 2015;313:398.
  9. Allen SJ. The potential of probiotics to prevent Clostridium difficile infection (El potencial de los alimentos probióticos para evitar la infección de Clostridium difficile). Infectious Disease Clinics of North America (Clínicas de enfermedades infecciosas de Norteamérica). 2015;29:135.
  10. Davidson LE, et al. Clostridium difficile and probiotics (Clostridium difficile y alimentos probióticos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 5 de octubre de 2015.
  11. Soriano MM, et al. Treatment of Clostridium difficile infections (Tratamiento de infecciones de Clostridium difficile). Infectious Disease Clinics of North America (Clínicas de enfermedades infecciosas de Norteamérica). 2015;29:93.
  12. Rao K, et al. Fecal microbiota transplantation for the management of Clostridium difficile infection (Trasplante de microbiota fecal para el tratamiento de infección de Clostridium difficile). Infectious Disease Clinics of North America (Clínicas de enfermedades infecciosas de Norteamérica). 2015;29:109.
  13. Kelly CP, et al. Clostridium difficile in adults: Treatment (Clostridium difficile en adultos: tratamiento). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 5 de octubre de 2015.
  14. Wilkinson JM (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 5 de noviembre de 2014.