Prevención del cáncer de próstata: Formas de reducir el riesgo

No existe una estrategia probada de prevención contra el cáncer. Sin embargo, puedes reducir el riesgo de cáncer de próstata al tomar decisiones buenas para la salud, tal como hacer ejercicio y comer una dieta saludable.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si te preocupa tu riesgo de padecer cáncer de próstata, te puede interesar prevenirlo.

No existe una forma segura de prevenir el cáncer de próstata. A menudo los resultados de los estudios son contradictorios y la mayoría no está diseñada para probar de forma definitiva si algo ayuda a prevenir el cáncer de próstata. Como resultado, no han surgido formas claras de prevención.

En general, los médicos recomiendan que los hombres con un riesgo promedio de padecer cáncer de próstata tomen decisiones que beneficien su salud si están interesados en prevenir el cáncer de próstata.

Elige una dieta saludable

Existe alguna evidencia de que elegir una dieta saludable baja en grasas y llena de frutas y verduras puede disminuir el riesgo de cáncer de próstata, aunque no se ha probado concretamente.

Si quieres reducir el riesgo de cáncer de próstata, considera:

  • Elegir una dieta baja en grasas. Los alimentos que contienen grasas incluyen carnes, nueces, aceites y productos lácteos, como la leche y el queso.

    En algunos estudios, los hombres que comieron mayores cantidades de grasa cada día tuvieron un incremento en el riesgo de padecer cáncer de próstata. Mientras que esta relación no prueba que el exceso de grasa ocasione cáncer de próstata, reducir la cantidad de grasa que comes cada día tiene otros beneficios probados, como ayudar a controlar tu peso y ayudar a tu corazón.

    Para reducir la cantidad de grasa que consumes cada día, limita los alimentos grasosos o elige variedades bajas en grasas. Por ejemplo, puedes reducir la cantidad de grasa que añades a los alimentos cuando cocinas, seleccionar cortes de carne más magros y elegir productos lácteos bajos en grasa o descremados.

  • Come más grasas vegetales que grasas animales. En estudios que observaron el consumo de grasa y el riesgo de cáncer de próstata, fue más probable asociar la grasa proveniente de animales con un incremento en el riesgo de cáncer de próstata. Los productos animales que contienen grasas incluyen la carne, la manteca y la mantequilla.

    Considera utilizar grasas vegetales en lugar de grasas animales. Por ejemplo, prueba a cocinar con aceite de oliva en lugar de mantequilla, o a poner nueces o semillas en tu ensalada en lugar de queso.

  • Incrementa la cantidad de frutas y verduras que comes cada día. Las frutas y verduras están llenas de vitaminas y nutrientes que se cree reducen el riesgo de cáncer de próstata, aunque las investigaciones no han probado que algún nutriente en particular garantice la reducción del riesgo.

    Comer más frutas y verduras también provoca que tengas menos espacio para otros alimentos, como los alimentos altos en grasas.

    Considera incrementar la cantidad de frutas y verduras que comes cada día al agregar una porción extra de fruta o verduras a cada comida. Considera comer frutas y verduras como refrigerio.

  • Come pescado. Los pescados grasos — como el salmón, el atún y el arenque — contienen ácidos grasos omega-3, un tipo de ácido graso vinculado con la reducción del riesgo de cáncer de próstata. Si actualmente no comes pescado, puedes considerar agregarlo a tu dieta.

    Otra forma de agregar omega-3 a tu dieta es comiendo linaza.

  • Reduce la cantidad de productos lácteos que comes cada día. En estudios, los hombres que comieron la mayoría de productos lácteos — como leche, queso y yogur — cada día tuvieron un riesgo más alto de padecer cáncer de próstata. Sin embargo, los resultados de los estudios no han sido concluyentes, y se cree que el riesgo relacionado con los productos lácteos es pequeño.

Mantén un peso saludable

Los hombres con obesidad — con un índice de masa corporal (IMC) de 30 o mayor — pueden tener riesgo aumentado de cáncer de próstata. Si tienes sobrepeso u obesidad, proponte perder peso. Puedes reducir el número de calorías que comes cada día e incrementar la cantidad de ejercicio que haces.

Si tienes un peso saludable, trabaja para mantenerlo haciendo ejercicio la mayoría de los días de la semana y elige una dieta saludable rica en frutas, verduras y granos integrales.

Oct. 07, 2014 See more In-depth