Varias enfermedades y afecciones pueden provocar la inflamación del recubrimiento del recto (proctitis). Algunos de ellas son:

  • Enfermedad intestinal inflamatoria. Aproximadamente un 30 por ciento de las personas con enfermedad intestinal inflamatoria (enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa) sufre la inflamación del recto.
  • Infecciones. Las infecciones de transmisión sexual, que se propagan especialmente entre personas que practican coito anal, pueden causar proctitis. Algunas de las infecciones de transmisión sexual que pueden causar proctitis son la gonorrea, el herpes genital y la clamidia. La proctitis infecciosa también se asocia con el VIH. Las infecciones asociadas con las enfermedades de origen alimentario (como salmonela, shigela y campylobacter) también pueden causar proctitis.
  • Radioterapia contra el cáncer. La radioterapia que se dirige hacia el recto o las zonas cercanas (como la próstata) puede causar la inflamación del recubrimiento del recto. La proctitis por radiación puede aparecer durante el tratamiento con radiación y puede durar incluso algunos meses después del tratamiento. O bien, puede aparecer años después del tratamiento.
  • Antibióticos. A veces, los antibióticos que se usan para tratar una infección pueden eliminar las bacterias útiles de los intestinos, lo que permite que las bacterias dañinas Clostridium difficile se reproduzcan en el recto.
  • Proctitis por derivación. La proctitis puede presentarse en personas que se hayan sometido a cirugías de colon en que el paso de las heces se desvía del recto.
  • Proctitis inducida por proteínas alimentarias. Puede presentarse en bebés que toman leche de vaca o leche maternizada a base de soja, y en bebés que toman el pecho y cuyas madres consumen lácteos.
  • Proctitis eosinofílica. Forma de proctitis causada por la acumulación de un tipo de glóbulos blancos (eosinófilos) en el recubrimiento del recto, que afecta solamente a niños menores de 2 años.
June 12, 2015