Una de las señales más frecuentes de inmunodeficiencia primaria es el aumento de la predisposición a contraer infecciones. Es posible que tengas infecciones que se presenten con más frecuencia, que duren más tiempo y que sean más difíciles de tratar que las infecciones de alguien con un sistema inmunitario normal. Además, es probable que tengas infecciones que una persona con un sistema inmunitario sano no tendría (infecciones oportunistas).

Los signos y síntomas son diferentes según el tipo de trastorno de inmunodeficiencia primaria y varían de una persona a otra persona.

Los signos y síntomas de la inmunodeficiencia primaria pueden comprender:

  • Neumonía, bronquitis, infecciones de los senos paranasales, infecciones de oído, meningitis o infecciones de la piel frecuentes y recurrentes
  • Inflamación e infección de órganos internos
  • Trastornos de la sangre, tales como recuentos bajos de plaquetas o anemia
  • Problemas digestivos, tales como cólicos, pérdida de apetito, náuseas y diarrea
  • Retraso en el crecimiento y el desarrollo
  • Trastornos autoinmunitarios, tales como lupus, artritis reumatoide o diabetes tipo 1

Cuándo consultar al médico

Si tu hijo o tú tienen infecciones frecuentes, recurrentes o graves, o infecciones que no responden a los tratamientos, consulta a tu médico. El diagnóstico y el tratamiento tempranos de las deficiencias inmunitarias primarias pueden prevenir infecciones que probablemente causen problemas a largo plazo.

Jan. 20, 2015