Como los trastornos inmunitarios primarios se producen por defectos genéticos, no hay forma de prevenirlos. Sin embargo, cuando tú o tu hijo tienen un sistema inmunitario debilitado, puedes tomar medidas para prevenir infecciones:

  • Practica buenos hábitos de higiene. Lávate las manos con jabón suave después de ir al baño y antes de comer.
  • Cuida tus dientes. Cepíllate los dientes al menos dos veces por día.
  • Aliméntate bien. Una alimentación saludable y equilibrada ayuda a prevenir infecciones.
  • Haz actividad física. Mantenerte en forma es importante para la salud general. Pregúntale a tu médico qué actividades son adecuadas para ti.
  • Duerme lo suficiente. Intenta irte a dormir y levantarte a la misma hora todos los días y duerme la misma cantidad de horas todas las noches.
  • Controla el estrés. Algunos estudios indican que el estrés puede dañar el sistema inmunitario. Mantén controlado el estrés con masajes, meditación, yoga, biorretroalimentación o pasatiempos. Descubre qué es lo que te da resultado.
  • Evita la exposición. Aléjate de personas que estén resfriadas o tengan otras infecciones, y evita las muchedumbres.
  • Pregúntale al médico sobre las vacunas. Averigua cuáles debes colocarte.
Jan. 20, 2015