Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

Como no existe una cura para la cirrosis biliar primaria, el tratamiento se centra en la desaceleración del progreso de la enfermedad, en el alivio de los síntomas y en la prevención de las complicaciones.

Tratamiento de la enfermedad

Algunos de los tratamientos que se enfocan en la desaceleración de la enfermedad y en la prolongación de la vida son:

  • Ácido ursodesoxicólico. El ácido ursodesoxicólico, también conocido como «ursodiol» (Actigall, Urso), es un ácido biliar que ayuda a mover la bilis a través del hígado. El ácido ursodesoxicólico no cura la cirrosis biliar primaria, pero puede prolongar la vida si su administración comienza apenas se presenta la enfermedad, y se lo considera, con frecuencia, la primera línea de terapia.

    Aunque no funciona para todos los que padecen cirrosis biliar primaria, las personas que tienen la enfermedad en un estadio temprano responden mejor. El ácido ursodesoxicólico tiene menores probabilidades de ayudar a las personas con daño hepático avanzado. Los efectos secundarios pueden comprender aumento de peso, pérdida de cabello y diarrea.

  • Trasplante de hígado. Cuando los tratamientos ya no controlen la cirrosis biliar primaria y el hígado comience a fallar, un trasplante de hígado puede ayudar a prolongar la vida. Un trasplante de hígado es un procedimiento para extirpar el hígado enfermo y para reemplazarlo con un hígado saludable de un donante. La mayoría de los hígados donados proviene de personas que han fallecido. Sin embargo, en algunos casos, es posible extirpar una parte del hígado de un donante vivo.

    La cirrosis biliar primaria suele reaparecer en el hígado trasplantado, pero es posible que tome varios años en manifestarse. Las personas con cirrosis biliar primaria que reciben trasplantes de hígado suelen tener altas tasas de supervivencia (del 80 al 85 por ciento después de cinco años en promedio).

  • Nuevos medicamentos. Los investigadores continúan analizando otros medicamentos para tratar la cirrosis biliar primaria. Los medicamentos inmunodepresores, en especial, el metotrexato (Trexall, Rheumatrex) y la colquicina (Colcrys), se han utilizado ampliamente, pero su eficacia aún no se ha demostrado.

    También se continúa con el estudio de muchos otros medicamentos, como los medicamentos antivirales. Estudios sugieren que agregar fenofibrato (Tricor, Triglide u otros) o bezafibrato (Bezalip u otros) puede ser útil para algunas personas que no responden solo al ácido ursodesoxicólico, pero se necesitan estudios más extensos.

Tratamiento de los síntomas

El médico puede recomendar tratamientos para controlar los signos y los síntomas de la cirrosis biliar primaria a fin de que te sientas más cómodo. Los tratamientos pueden ayudar a controlar los síntomas más frecuentes.

Tratamiento para la fatiga

Si bien la cirrosis biliar primaria en sí misma provoca fatiga, los hábitos diarios u otras enfermedades también pueden contribuir a producir el cansancio. Abordar estos factores adicionales ayudará a aliviar este síntoma. Un medicamento que ha demostrado en los estudios ser prometedor es el modafinilo (Provigil). Es necesario hacer más estudios para determinar su función en la cirrosis biliar primaria.

Tratamiento para la picazón

  • Los antihistamínicos, como la difenhidramina (Benadryl u otros) y la loratadina (Alavert, Claritin u otros) se usan con frecuencia para reducir la picazón de las picaduras de insectos y de la  sequedad de ojos y boca. Por otro lado, los antihistamínicos pueden ayudarte con el sueño si la picazón no te deja dormir.
  • La colestiramina (Questran, Prevalite) es un polvo que se debe mezclar con alimentos o con líquidos. Si bien da resultado en la mayoría de las personas, el sabor es desagradable.
  • La rifampicina (Rifadin, Rimactane u otros) es un medicamento antibiótico que se toma en forma de píldora. Se desconoce la manera exacta en la que la rifampicina reduce la picazón, pero es posible que bloquee la respuesta del cerebro a las sustancias químicas que generan la picazón y que están presentes en la circulación.
  • Los antagonistas opioideos, como la naloxona (Bunavail, Evzio) y la naltrexona (Vivitrol), pueden servir para la picazón relacionada con la enfermedad hepática. Al igual que la rifampicina, estos medicamentos parecen reducir la sensación de picazón al actuar en el cerebro.

Tratamiento para la sequedad de ojos y boca:

  • Hay lágrimas artificiales y sustitutos de saliva que se venden sin receta.
  • La pilocarpina (Isopto Carpine, Salagen) es un medicamento de venta con receta que se puede utilizar si los medicamentos de venta libre no dan resultado.
  • La cevimelina (Evoxac) es otro medicamento de venta con receta para la sequedad de ojos y boca.

Prevención de complicaciones

Juntos, tú y el médico pueden ayudar a prevenir algunas de las complicaciones que pueden producirse con la cirrosis biliar primaria:

  • Mayor presión en la vena porta (hipertensión portal). Es probable que el médico realice análisis para detectar hipertensión portal y agrandamiento de venas cuando recibas el primer diagnóstico y, luego, una vez cada tantos años. Si te diagnostican hipertensión portal o sangrado portal, el tratamiento puede consistir en medicamentos (como betabloqueantes o nitratos) o cirugía.
  • Huesos débiles (osteoporosis). Para el tratamiento de la disminución de la masa ósea relacionada con la cirrosis biliar primaria suelen usarse suplementos de calcio y vitamina D. El médico también puede recomendarte que hagas ejercicio la mayoría de los días de la semana como ayuda para aumentar la densidad ósea.
  • Deficiencias de vitaminas. El médico puede recomendarte suplementos de vitaminas A, D, E y K para contrarrestar la falta de vitaminas. Evita tomar hierbas o suplementos nutricionales sin hablar primero con el médico.
Nov. 22, 2014