Aunque algunas personas que tienen cirrosis biliar primaria permanecen sin tener síntomas durante años después de recibir el diagnóstico, otras experimentan algunos signos y síntomas.

Los síntomas tempranos frecuentes son los siguientes:

  • Fatiga
  • Picazón en la piel
  • Sequedad en ojos y boca

Los signos y síntomas posteriores pueden ser los siguientes:

  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen
  • Dolor en los huesos, en los músculos o en las articulaciones (musculoesquelético)
  • Color amarillento en la piel y en los ojos (ictericia)
  • Oscurecimiento de la piel no relacionado con la exposición al sol (hiperpigmentación)
  • Hinchazón de pies y de tobillos (edema)
  • Acumulación de líquido en el abdomen debido a una insuficiencia hepática (ascítis)
  • Depósitos de grasa en la piel que rodea los ojos, los párpados o en los pliegues de las palmas, las plantas de los pies, los codos o las rodillas (xantomas)
  • Huesos débiles y frágiles (osteoporosis), lo que puede producir fracturas
  • Colesterol elevado
  • Diarrea que puede ser grasosa (esteatorrea)
  • Baja actividad de la tiroides (hipotiroidismo)
Nov. 22, 2014