Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

Las opciones de tratamiento para el abuso de drogas recetadas varían según el tipo de droga usada y de tus necesidades. Sin embargo, el asesoramiento psicológico, o, a veces, la psicoterapia, suelen ser una parte fundamental del tratamiento. Este también puede requerir la abstinencia (desintoxicación), medicamentos para la adicción y apoyo para la recuperación.

Apoyo psicológico

Un terapeuta autorizado en alcohol y drogas, u otro especialista en adicciones, puede brindar terapia individual, grupal o familiar. Esto puede ayudarte a:

  • Determinar los factores que pueden haberte llevado al abuso de drogas recetadas, como un problema de salud mental oculto o problemas de relaciones
  • Aprender las habilidades necesarias para resistir la tentación, evitar el abuso de drogas y ayudar a prevenir la reaparición de los problemas con drogas recetadas
  • Aprender estrategias para desarrollar relaciones positivas
  • Identificar maneras de involucrarte en actividades saludables que no estén relacionadas con las drogas
  • Aprender las medidas que se deben tomar si se produce una reincidencia

Abstinencia

Según la droga recetada y el uso, la desintoxicación puede ser necesaria como parte del tratamiento. La abstinencia puede ser peligrosa y debe hacerse con atención médica.

  • Abstinencia de opioides. La reducción progresiva de opioides consiste en disminuir gradualmente la dosis de la droga hasta que dejes de usarla. Para ayudar a controlar los síntomas de abstinencia de opioides durante este proceso, pueden usarse otros medicamentos, como la clonidina (Catapres), medicamento que se emplea principalmente para la presión arterial alta. Para aliviar los síntomas de la abstinencia de analgésicos opioides, los médicos pueden usar buprenorfina, buprenorfina con naloxona (Suboxone) o metadona en condiciones específicas, reglamentadas por ley y supervisadas. El Vivitrol, versión del medicamento naltrexona, que un profesional de salud administra por inyección una vez al mes, puede ayudar a las personas a prescindir de los opioides al comienzo de su recuperación.
  • Abstinencia de sedantes o de medicamentos contra la ansiedad. Si usaste sedantes recetados o medicamentos contra la ansiedad durante mucho tiempo, es posible que la reducción progresiva te lleve unas semanas. Debido a los síntomas de abstinencia, el organismo puede tomarse ese tiempo para adaptarse a las dosis bajas de la medicación y luego acostumbrarse a prescindir de ellas. Es posible que necesites otros tipos de medicamentos para estabilizar el estado de ánimo, controlar las fases finales de la reducción progresiva o ayudarte con la ansiedad, y tendrás que colaborar con el médico de forma activa.
  • Abstinencia de estimulantes. No existen medicamentos aprobados para tratar la abstinencia de estimulantes. Por lo general, el tratamiento se centra en la reducción progresiva de la medicación y en el alivio de los síntomas de abstinencia, como las alteraciones del sueño, el apetito y el estado de ánimo.
Sept. 19, 2015