La presión arterial ligeramente elevada se conoce como «prehipertensión». Es probable que la prehipertensión se convierta en presión arterial alta (hipertensión), a menos que realices cambios en tu estilo de vida, como hacer más ejercicio y comer alimentos más saludables. Tanto la prehipertensión como la presión arterial alta aumentan el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular e insuficiencia cardíaca.

La lectura de la presión arterial tiene dos números. El primero, o superior, mide la presión en las arterias cuando el corazón late (presión sistólica). El segundo, o inferior, mide la presión en las arterias entre los latidos (presión diastólica). La prehipertensión es una presión sistólica de 120 a 139 milímetros de mercurio (mm Hg) o una presión diastólica de 80 a 89 mm Hg.

La pérdida de peso, el ejercicio y otros cambios a un estilo de vida saludable, a menudo, pueden controlar la prehipertensión y sentar las bases para gozar de una vida con buena salud.

June 23, 2015