Diagnóstico

Tu profesional de salud puede realizarte una variedad de exámenes:

  • Examen pélvico. El profesional de salud podría controlar si el cuello del útero se empezó a dilatar.
  • Ecografía. Durante una ecografía, el profesional de salud controlará los latidos cardíacos fetales y determinará si el embrión se está desarrollando normalmente. Si no se puede hacer un diagnóstico, es posible que debas realizarte otra ecografía en aproximadamente una semana.
  • Análisis de sangre. Tu profesional de salud podría revisar el nivel de la hormona del embarazo, la coriogonadotropina humana, en la sangre y compararla con mediciones anteriores. Si el patrón de cambios en el nivel de la coriogonadotropina humana es anormal, podría ser indicativo de un problema. Tu profesional de salud podría hacerte análisis parar ver si estás anémica, lo que podría ocurrir si has experimentado sangrado abundante, y puede que también determine tu grupo sanguíneo.
  • Análisis de tejidos. Si has expulsado tejido, puede que se lo envíe a un laboratorio para confirmar que se ha producido un aborto espontáneo y que los síntomas no están relacionados con otra causa.
  • Estudios cromosómicos. Si has sufrido dos o más abortos espontáneos previos, puede que tu profesional de salud indique análisis de sangre para ti y tu pareja para determinar si los cromosomas son un factor.

Los posibles diagnósticos incluyen:

  • Amenaza de aborto. Si tienes sangrado pero el cuello del útero no empezó a dilatarse, existe amenaza de aborto. Esos embarazos a menudo prosiguen sin otras complicaciones.
  • Aborto inevitable. Si presentas sangrado, calambres y tienes el cuello del útero dilatado, se considera que el aborto es inevitable.
  • Aborto incompleto. Si expulsas restos de feto o placenta pero una parte de ese material queda en el útero, el aborto se considera incompleto.
  • Aborto retenido. En un aborto retenido, los tejidos de la placenta y del embrión permanecen en el útero, pero el embrión ha muerto y nunca llegó a formarse.
  • Aborto completo. Si has expulsado todos los tejidos producto de la concepción, el aborto se considera completo. Esto es frecuente en los abortos que ocurren antes de las 12 semanas de gestación.
  • Aborto séptico. Si sufres una infección en el útero, se produce un aborto séptico. Esta infección puede ser grave y requiere atención inmediata.

Tratamiento

Amenaza de aborto espontáneo

Ante la amenaza de un aborto espontáneo, el profesional de salud podría recomendarte que hagas reposo hasta que el sangrado o el dolor desaparezcan. No se ha comprobado la eficacia del reposo en cama para evitar abortos espontáneos; sin embargo, se prescribe como medida de protección. Además, quizás te pidan que evites realizar ejercicio y mantener relaciones sexuales. A pesar de que no se ha comprobado la eficacia de estas medidas para disminuir el riesgo de tener un aborto espontáneo, podrían mejorar tu bienestar.

En algunos casos, también es una buena idea posponer los viajes, especialmente a zonas donde podría ser difícil recibir atención médica de inmediato. Pregúntale a tu médico si considera que es prudente postergar cualquier viaje próximo que hayas planificado.

Aborto espontáneo

Con una ecografía, ahora es mucho más fácil determinar si un embrión ha muerto o si nunca se ha formado. En cualquiera de los dos casos, un aborto espontáneo tendrá lugar. Si te encuentras en esta situación, puedes tener varias opciones:

  • Control expectante. Si no presentas signos de infección, podrías optar por esperar que el aborto espontáneo suceda naturalmente. Generalmente, esto sucede dentro del transcurso de un par de semanas desde que se determinó que el embrión ha muerto. Desafortunadamente, podría tardar de tres a cuatro semanas. Este tiempo puede ser difícil a nivel emocional. Si la expulsión no sucede por sí sola, se necesitará tratamiento médico o quirúrgico.
  • Tratamiento médico. En caso de que, después del diagnóstico de una cierta pérdida de embarazo, prefieras acelerar el proceso, algunos medicamentos pueden hacer que el cuerpo expulse el tejido del embarazo y la placenta. El medicamento puede tomarse por vía oral o insertarse en la vagina. Es probable que el profesional de salud te recomiende que te insertes el medicamento en la vagina para aumentar su eficacia y minimizar los efectos secundarios, como las náuseas y la diarrea. En el caso de un 70 % a un 90 % de las mujeres, este tratamiento actúa dentro de un lapso de 24 horas.
  • Tratamiento quirúrgico. Otra opción es un procedimiento quirúrgico menor llamado dilatación y legrado por aspiración. Durante este procedimiento, el profesional de salud dilata el cuello uterino y extrae el tejido del interior del útero. Las complicaciones son poco frecuentes, pero podrían incluir daño al tejido conjuntivo del cuello uterino o la pared del útero. El tratamiento quirúrgico es necesario si tienes un aborto espontáneo acompañado de sangrado intenso o signos de una infección.

Recuperación física

En la mayoría de los casos, la recuperación física después de un aborto espontáneo lleva solo unas pocas horas o un par de días. Durante este tiempo, comunícate con el profesional de salud si experimentas sangrado intenso, fiebre o dolor abdominal.

Es posible que ovules en tan solo dos semanas después de un aborto espontáneo. Espera que tu menstruación regrese dentro de cuatro a seis semanas. Puedes comenzar a utilizar cualquier tipo de método anticonceptivo de inmediato después de tener un aborto espontáneo. Sin embargo, debes evitar mantener relaciones sexuales o colocarte algo en la vagina (como un tampón) durante dos semanas después de tener un aborto espontáneo.

Embarazos futuros

Es posible quedar embarazada durante el ciclo menstrual inmediatamente después de un aborto espontáneo. Sin embargo, si con tu pareja deciden intentar otro embarazo, asegúrate de estar preparada física y emocionalmente. Pídele asesoramiento a tu profesional de salud acerca de cuándo puedes intentar concebir.

Recuerda que el aborto espontáneo generalmente ocurre una sola vez. La mayoría de las personas que sufren abortos espontáneos tienen un embarazo saludable luego del aborto. Menos del 5 por ciento de las mujeres tienen dos abortos espontáneos consecutivos, y solo el 1 por ciento tiene tres o más abortos espontáneos consecutivos.

Si sufres varios abortos espontáneos, generalmente dos o tres seguidos, considera la opción de realizarte un análisis para identificar causas ocultas, como anomalías uterinas, problemas de coagulación o anomalías cromosómicas. Si no se puede identificar la causa de los abortos espontáneos, no pierdas las esperanzas. Alrededor del 60 al 80 por ciento de las mujeres con abortos espontáneos seguidos sin causa aparente tienen embarazos saludables.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

La sanación emocional puede demorar mucho más que la sanación física. El aborto espontáneo puede ser una pérdida desgarradora que las personas cercanas a ti tal vez no comprendan. Tus emociones pueden variar desde el enojo y la culpa hasta la desesperación. Date tiempo para asumir la pérdida del embarazo, y busca ayuda de tus seres queridos.

Probablemente nunca te olvides las esperanzas y los sueños relacionados a este embarazo, pero con el tiempo la aceptación puede aliviar tu dolor. Consulta con tu profesional de salud si sientes tristeza o depresión profundas.

Preparación para la consulta

Si tienes signos o síntomas de aborto espontáneo, comunícate de inmediato con tu profesional de salud. Dependiendo de las circunstancias, podrías necesitar atención médica inmediata.

A continuación encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar de tu profesional de salud.

Qué puedes hacer

Antes de tu consulta, quizás quieras realizar lo siguiente:

  • Pregunta acerca de las restricciones que debes respetar antes de la consulta. En la mayoría de los casos, te atenderán de inmediato. Si no sucede así, pregunta si debes restringir tus actividades mientras esperas tu consulta.
  • Busca a un ser querido o un amigo que puede acompañarte a la consulta. Es posible que debido al miedo y la ansiedad no puedas concentrarte en lo que el profesional de salud te diga. Acude con alguien que pueda ayudarte a recordar toda la información.
  • Anota las preguntas que quieras hacerle al profesional de salud. De esta forma, no te olvidarás de nada importante que quieras preguntar y podrás aprovechar al máximo el tiempo con el profesional de salud.

A continuación te presentamos algunas preguntas básicas que puedes hacerle al profesional de salud acerca del aborto espontáneo:

  • ¿Qué opciones de tratamiento existen?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Puedo continuar realizando mis actividades habituales?
  • ¿Qué signos o síntomas deberían impulsarme a llamarte o acudir al hospital?
  • ¿Sabes cuál fue la causa del aborto espontáneo?
  • ¿Qué posibilidades tengo de lograr un embarazo exitoso en el futuro?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacerle otras preguntas durante la consulta, especialmente, si necesitas que te aclare algo o no entiendes algo.

Qué esperar del médico

Es probable que el profesional de salud te haga varias preguntas también. Por ejemplo:

  • ¿Cuándo fue tu último período menstrual?
  • ¿Usaste algún método anticonceptivo al momento que probablemente quedaste embarazada?
  • ¿Cuándo notaste los signos o síntomas por primera vez?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o aislados?
  • En comparación con los días más intensos de flujo menstrual, ¿el sangrado es mayor, menor o igual?
  • ¿Has sufrido un aborto espontáneo antes?
  • ¿Has tenido alguna complicación en un embarazo anterior?
  • ¿Tienes otras afecciones?
  • ¿Sabes tu grupo sanguíneo?
July 20, 2016
References
  1. Tulandi T, et al. Spontaneous abortion: Risk factors, etiology, clinical manifestations, and diagnostic evaluation (Aborto espontáneo: factores de riesgo, etiología, manifestaciones clínicas y evaluación diagnóstica). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  2. Strand EA. Increasing the management options for early pregnancy loss: The economics of miscarriage (Aumento de las opciones de control de la pérdida temprana del embarazo: aspectos económicos del aborto espontáneo). American Journal of Obstetrics and Gynecology (Revista estadounidense de obstetricia y ginecología). 2015;212:125.
  3. Robinson GA. Pregnancy loss (Pérdida del embarazo). Best Practice & Research: Clinical Obstetrics & Gynaecology (Investigación y mejores prácticas: ginecología y obstetricia clínica), 2014;28:169.
  4. Ferri FF. Spontaneous miscarriage (Aborto espontáneo). En: Ferri’s Clinical Advisor 2016 (Consejos clínicos de Ferri 2016). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  5. Rink BD, et al. Recurrent pregnancy loss (Pérdida recurrente de embarazos). En: Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice (Medicina maternofetal de Creasy y Resnik: principios y práctica). Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  6. Ectopic pregnancy and miscarriage (Embarazo ectópico y aborto espontáneo). National Institute for Health and Care Excellence (NICE) (Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica del Reino Unido [NICE]). https://www.clinicalkey.com/#!/content/nice_guidelines/65-s2.0-QS69. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  7. Marx JA, et al., eds. Acute complications of pregnancy (Complicaciones graves en el embarazo). En: Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice (Medicina de urgencias de Rosen: conceptos y prácticas clínicas). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  8. Tulandi T, et al. Definition and etiology of recurrent pregnancy loss (Definición y etiología de la pérdida recurrente de embarazos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  9. Tulandi T, et al. Evaluation of couples with recurrent pregnancy loss (Evaluación de parejas con pérdidas recurrentes de embarazos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  10. Septic abortion (Aborto séptico). Versión para profesionales del Manual Merck. http://www.merckmanuals.com/professional/gynecology-and-obstetrics/abnormalities-of-pregnancy/septic-abortion. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  11. Tulandi T, et al. Spontaneous abortion: Management (Aborto espontáneo: control). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  12. Pregnancy loss (Pérdida del embarazo). American Family Physician (Revista de la Academia Estadounidense de Médicos de Cabecera). 2012;85:905.
  13. What is recurrent pregnancy loss (RPL)? (¿Qué es la pérdida recurrente de embarazos [PRE]?) Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (American Society for Reproductive Medicine). https://www.asrm.org/uploadedFiles/ASRM_Content/Resources/Patient_Resources/Fact_Sheets_and_Info_Booklets/recurrent_preg_loss.pdf. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  14. Huffman CS, et al. Couples and miscarriage: The influence of gender and reproductive factors on the impact of miscarriage (Las parejas y los abortos espontáneos: influencia del género y los factores reproductivos sobre el impacto del aborto espontáneo). Women's Health Issues (Revista Problemas de salud de la mujer), 2015;25:570.
  15. Para A, et al. Exercise and pregnancy loss (El ejercicio y la pérdida de embarazos). American Family Physician (Revista de la Academia Estadounidense de Médicos de Cabecera). 2015;91:437. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  16. Moscrop A. Can sex during pregnancy cause a miscarriage? A concise history of not knowing (¿Pueden las relaciones sexuales mantenidas durante el embarazo provocar un aborto espontáneo? Antecedentes concisos de falta de conocimiento). British Journal of General Practice (Revista británica de medicina general). 2012;62:e308. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3310038/. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  17. Risk factors for miscarriage from a prevention perspective: A nationwide follow-up study (Factores de riesgo de los abortos espontáneos desde una perspectiva de prevención: estudio de seguimiento nacional). BJOG: An international journal of obstetrics and gynaecology (BJOG: revista internacional de obstetricia y ginecología). 2014;121:1375. https://www.clinicalkey.com/#!/content/medline/2-s2.0-24548778. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  18. Louis GMB, et al. Lifestyle and pregnancy loss in a cohort of women recruited before conception: The LIFE study (El estilo de vida y la pérdida de embarazos en una cohorte de mujeres reclutadas antes de la concepción: estudio LIFE). Fertility and Sterility (Fertilidad y esterilidad). En prensa. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  19. Early pregnancy loss (Pérdida temprana del embarazo). Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). http://www.acog.org/-/media/For-Patients/faq090.pdf. Último acceso: 15 de mayo de 2016.
  20. ACOG Practice Bulletin Number 150: Early pregnancy loss (Pérdida temprana del embarazo). Mayo de 2015. Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Obstetrics and Gynecology (Ginecología y Obstetricia). 2015;125:1258.
  21. Wick, MJ (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 5 de junio de 2016.