La neuralgia posherpética es una complicación de herpes causada por el virus de la varicela (herpes zóster). La neuralgia posherpética afecta a las fibras nerviosas y a la piel, lo que causa dolor con ardor que dura un tiempo largo después que la erupción y las ampollas del herpes zóster desaparecen.

El riesgo de la neuralgia posherpética aumenta con la edad, y principalmente afecta a las personas mayores de 60 años. No se cura, pero los tratamientos pueden aliviar los síntomas. En la mayoría de las personas, la neuralgia posherpética mejora con el tiempo.

Los signos y síntomas de la neuralgia posherpética por lo general se limitan al área de la piel en la que apareció por primera vez el brote de herpes zóster, con más frecuencia en una banda alrededor del tronco, por lo general en un costado del cuerpo. Sin embargo, la neuralgia posherpética es también frecuente en las personas en las que el herpes zóster se les presentó en la cara.

Algunos de los signos y síntomas son:

  • Dolor que dura tres meses o más después de que se curaron las erupciones del herpes zóster. El dolor relacionado se ha descrito como dolor con ardor, agudo y punzante, o dolor profundo.
  • Sensibilidad ante contactos leves. Las personas que padecen este trastorno por lo general no pueden soportar ni siquiera el contacto de la ropa con la piel afectada (alodinia).
  • Picazón y entumecimiento. Con menos frecuencia, la neuralgia posherpética puede producir una sensación de picazón o entumecimiento.

Cuándo consultar al médico

Ante el primer signo de herpes zóster consulta con un médico. Por lo general, el dolor comienza antes de que percibas la erupción cutánea. El riesgo de que padezcas neuralgia posherpética disminuye si comienzas a tomar medicamentos antivirales dentro de las 72 horas de que se manifiesta la erupción cutánea del herpes zóster.

Si has contraído varicela, el virus permanece en el organismo de por vida. Con el avance de la edad, o con la inhibición del sistema inmunitario debido a medicamentos o quimioterapia, el virus puede reactivarse y causar herpes zóster.

La neuralgia posherpética se presenta si las fibras nerviosas se dañan durante un brote de herpes zóster. Las fibras dañadas no pueden enviar mensajes de la piel al cerebro como lo hacen normalmente. En cambio, los mensajes son confusos y exagerados, lo que causa dolor crónico y a menudo insoportable, que puede permanecer meses, o incluso años.

Cuando tienes zóster, puedes estar en mayor riesgo de desarrollar neuralgia posherpética debido a lo siguiente:

  • Edad. Tienes más de 50 años.
  • Intensidad del zóster. Tuviste erupción cutánea intensa y dolor intenso.
  • Otras enfermedades. Tienes una enfermedad crónica, tal como la diabetes.
  • Tuviste zóster en la cara o el torso.

Según la duración de la neuralgia posherpética y el dolor que esta cause, las personas con esta enfermedad pueden desarrollar lo siguiente:

  • Depresión
  • Fatiga
  • Dificultad para dormir
  • Pérdida de apetito
  • Dificultad para concentrarse

Podrías comenzar por consultarle a tu médico de cabecera. Es posible que te derive a un médico especialista en el sistema nervioso (neurólogo) o a un médico especialista en el tratamiento del dolor crónico.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debes hacer con anticipación, como estar en ayunas antes de una prueba determinada. Prepara una lista de:

  • Los síntomas, incluso de los que parecen no estar relacionados con el motivo de la consulta.
  • La información personal importante, como situaciones de estrés importantes, cambios recientes en tu vida y antecedentes médicos familiares.
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomas y también las dosis.
  • Preguntas para hacerle a tu médico

Si es posible, que te acompañe a un familiar o amigo para que te ayude a recordar la información que recibes.

En caso de la neuralgia posherpética, algunas de las preguntas básicas que puedes hacerle a tu médico son:

  • ¿Qué puede causar los síntomas?
  • ¿Qué más podría causar los síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuál es la mejor forma de proceder?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Has tenido varicela? ¿Cuándo?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

El médico te examinará la piel y, posiblemente, la tocará en diferentes lugares para determinar los bordes de la zona afectada.

En la mayoría de los casos, no se necesitan pruebas.

No existe un tratamiento único que alivie la neuralgia posherpética en todas las personas. En muchos casos, se necesita combinar tratamientos para reducir el dolor.

Parche de lidocaína

Se trata de pequeños parches similares a una venda que contienen lidocaína, medicación anestésica tópica. Estos parches pueden cortarse para cubrir solo la zona afectada. El parche, disponible mediante receta médica, se aplica directamente en la zona de la piel dolorida para brindar un alivio temporal.

Parche de capsaicina

Este parche posee una alta concentración de un extracto de chiles (capsaicina) que alivia el dolor. Este parche, solamente disponible en el consultorio del médico, lo puede aplicar únicamente personal capacitado luego de usar un anestésico en la zona afectada. El proceso lleva como mínimo dos horas, pero una sola aplicación es eficaz para disminuir el dolor en algunas personas por hasta tres meses. Si es eficaz, la aplicación puede repetirse cada tres meses.

Anticonvulsivos

Determinados medicamentos anticonvulsivos, entre ellos la gabapentina (Neurontin, Gralise) y la pregabalina (Lyrica), pueden disminuir el dolor de la neuralgia posherpética. Estos medicamentos estabilizan la actividad eléctrica anormal en el sistema nervioso causada por los nervios lesionados. Los efectos secundarios de estos medicamentos comprenden somnolencia, pensamientos confusos, inestabilidad e inflamación en los pies.

Antidepresivos

Ciertos antidepresivos (como nortriptilina [Pamelor], duloxetina [Cymbalta] y venlafaxina [Effexor XR]) afectan las principales sustancias químicas del cerebro que desempeñan una función tanto en la depresión como en la forma en que el cuerpo interpreta el dolor. Los médicos a menudo recetan antidepresivos para la neuralgia posherpética en dosis más pequeñas que las que recetan solo para la depresión.

Los efectos secundarios frecuentes son somnolencia, boca seca, aturdimiento y aumento de peso.

Analgésicos opioides

Algunas personas pueden necesitar analgésicos fuertes de venta con receta médica que contengan tramadol (Ultram, Conzip), oxicodona (Percocet, Roxicet, Xartemis XR) o morfina. Los opioides pueden provocar mareos leves, somnolencia, confusión y estreñimiento. También pueden ser adictivos. Aunque por lo general este riesgo es bajo, háblalo con tu médico.

Al tramadol se lo ha relacionado con reacciones psicológicas, como trastornos emocionales y pensamientos suicidas. Los medicamentos opioides no deben combinarse con alcohol u otros medicamentos, y podrían afectar la capacidad para conducir.

Inyecciones de esteroides

A veces, los esteroides se inyectan en la columna vertebral (intratecal) en casos de neuralgia posherpética. Sin embargo, no se ha comprobado del todo su eficacia. Su uso se ha asociado con un bajo riesgo de efectos secundarios graves, entre ellos la meningitis.

Si tienes neuralgia posherpética, es posible que los siguientes medicamentos de venta libre te ayuden a aliviar el dolor:

  • Capsaicina. La crema de capsaicina, hecha a base de semillas de pimientos picantes, puede aliviar el dolor que produce la neuralgia posherpética. La capsaicina (Capzasin-P, Zostrix) puede producir una sensación de quemadura e irritar la piel, pero estos efectos secundarios generalmente desaparecen con el tiempo. Debido a que la crema de capsaicina puede irritar la piel, evita colocarla en partes del cuerpo que no estén afectadas. Sigue las instrucciones, entre ellas, las de usar guantes para aplicar la crema y lavarte las manos cuidadosamente después de aplicarla.
  • Anestésicos y analgésicos tópicos. La aspirina mezclada con una crema absorbente o la crema de lidocaína en dosis de venta libre pueden reducir la hipersensibilidad de la piel.

Se ha demostrado que la vacuna contra el herpes zóster (Zostavax) disminuye considerablemente el riesgo de contraer herpes zóster. La vacuna está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos para adultos mayores de 50 años y se recomienda para todos los adultos mayores de 60 años que no sean alérgicos a la vacuna y que no tomen medicamentos inmunosupresores.

Sept. 16, 2015