Tratamiento

La mayoría de los pacientes con fascitis plantar se recuperan con tratamientos convencionales, lo que incluye hacer reposo, colocar hielo sobre la zona adolorida y estirar durante muchos meses.

Medicamentos

Los analgésicos como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, entre otros) y el naproxeno sódico (Aleve) pueden aliviar el dolor y la inflamación provocados por la fascitis plantar.

Terapias

Los ejercicios de estiramiento o el uso de dispositivos especializados pueden aliviar los síntomas. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Fisioterapia: un fisioterapeuta puede enseñarte una serie de ejercicios para estirar la fascia plantar y el tendón de Aquiles, y para fortalecer los músculos de la pantorrilla, que estabilizan el tobillo y el talón. El fisioterapeuta también te puede enseñar a vendarte con cinta deportiva para un mejor apoyo de la base del pie.
  • Férula nocturna: tu fisioterapeuta o médico puede recomendarte que utilices una férula que estire la pantorrilla y el arco del pie mientras duermes. Esto mantiene la fascia plantar y el tendón de Aquiles en una posición extendida durante la noche, lo que facilita el estiramiento.
  • Ortótica: tu médico puede recetarte soportes de arco prefabricados o hechos a medida (dispositivos ortopédicos) para ayudarte a distribuir la presión que se ejerce sobre el pie de forma más pareja.

Cirugía u otros procedimientos

Si luego de varios meses los tratamientos más convencionales no funcionan, tu médico puede recomendarte lo siguiente:

  • inyecciones: la inyección de algún tipo de esteroide en el área sensible puede aliviar el dolor de forma temporal. No se recomiendan múltiples inyecciones debido a que pueden debilitar tu fascia plantar y, posiblemente, provocar una ruptura. Más recientemente, comenzó a utilizarse el plasma rico en plaquetas, con guía ecográfica, para aliviar el dolor con un menor riesgo de ruptura de tejidos.
  • Tratamiento por onda de choque extracorpórea: En este procedimiento, se dirigen ondas de sonido a la zona del dolor en el talón para estimular la curación. Se suele utilizar para la fascitis plantar crónica que no ha respondido a tratamientos más convencionales. Este procedimiento puede provocar hematomas, hinchazón, dolor, entumecimiento u hormigueo. Algunos estudios muestran resultados prometedores; sin embargo, no se ha demostrado una consistencia en su efectividad.
  • Procedimiento Tenex: este procedimiento mínimamente invasivo extrae el tejido cicatricial de la fascitis plantar sin la necesidad de someterse a una cirugía.
  • Cirugía: algunas personas necesitan someterse a una cirugía para separar la fascia plantar del hueso del talón. Suele ser una opción solo cuando el dolor es intenso y todas las demás alternativas fallan. Los efectos secundarios incluyen un debilitamiento del arco del pie.
Nov. 16, 2016
References
  1. Buchbinder R. Plantar fasciitis. http://www.uptodate.com/home. Accessed Sept. 27, 2016.
  2. Plantar fasciitis. American Orthopaedic Foot & Ankle Society. http://www.aofas.org/footcaremd/conditions/ailments-of-the-heel/pages/plantar-fasciitis.aspx. Accessed Sept. 27, 2016.
  3. Plantar fasciitis and bone spurs. American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00149. Accessed Oct. 14, 2013.
  4. AskMayoExpert. Plantar fasciitis. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2016.