Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

No es posible volver a adherir la placenta que se separó de la pared del útero. Las opciones de tratamiento para el desprendimiento placentario dependen de las circunstancias:

  • El embarazo no está cerca de la fecha de parto. Si el desprendimiento parece leve, la frecuencia cardíaca de tu bebé es normal y es demasiado pronto para que nazca —generalmente antes de las 34 semanas de embarazo— pueden hospitalizarte para controlarte de cerca. Si el sangrado se detiene y el estado de tu bebé es estable, podrías hacer reposo en casa. En algunos casos, es posible que te den medicamentos para ayudar a que los pulmones de tu bebé maduren, en el caso de que sea necesario un parto prematuro.
  • El embarazo está cerca de la fecha de parto. Si el embarazo está casi llegando a término —por lo general, después de las 34 semanas— y el desprendimiento placentario parece ser mínimo, es posible que te realicen un parto vaginal controlado de cerca. Si el desprendimiento avanza o pone en peligro tu salud o la de tu hijo, necesitarás un parto inmediato, por lo general, mediante una cesárea. Si tienes sangrado intenso, es posible que necesites una transfusión de sangre.
Dec. 13, 2014