El desprendimiento de la placenta puede provocar problemas que ponen en riesgo la vida, tanto para la madre como para el bebé.

Para la madre, el desprendimiento de la placenta puede causar:

  • Choque debido a la pérdida de sangre
  • Problemas de coagulación (coagulación intravascular diseminada)
  • La necesidad de una transfusión sanguínea
  • Insuficiencia renal o de otros órganos

Para el bebé, el desprendimiento de la placenta puede causar:

  • Falta de oxígeno y nutrientes
  • Nacimiento prematuro
  • Muerte fetal

Una vez que nace el bebé, es posible que sangre el lugar donde estaba sujeta la placenta. Si no se puede controlar el sangrado, es posible que sea necesario extirpar de urgencia el útero (histerectomía).

Dec. 13, 2014