Todavía no se sabe por qué algunas personas padecen un dolor imaginario después de una amputación, mientras que otras no. Algunos factores que pueden incrementar el riesgo de dolor imaginario son:

  • Dolor antes de la amputación. Algunos investigadores descubrieron que las personas que sentían dolor en un miembro antes de la amputación suelen padecerlo después, en especial, inmediatamente después de la amputación. Esto puede deberse a que el cerebro retiene la memoria del dolor y sigue enviando señales de dolor, incluso después de que la extremidad haya sido amputada.
  • Dolor de muñón. Las personas que generalmente sienten un dolor persistente de muñón también sienten dolor imaginario. Es posible que el dolor de muñón sea el resultado de un crecimiento anormal en las terminales nerviosas dañadas (neuroma) que a menudo causa una actividad nerviosa dolorosa.
  • Extremidad artificial (prótesis) no ajustada correctamente. Habla con tu médico para asegurarte de que te estás colocando correctamente la extremidad artificial y de que el ajuste es el adecuado. Si crees que el ajuste de tu extremidad artificial puede no ser adecuado, o te provoca dolor, habla con tu médico.
Dec. 03, 2014