Las causas físicas del dolor en las relaciones sexuales varía, según si el dolor ocurre al ingresar el pene o durante la penetración profunda. Los factores emocionales se pueden relacionar con varios tipos de relaciones sexuales dolorosas.

Dolor al ingresar el pene

El dolor en la penetración puede estar asociado a una variedad de factores, entre ellos:

  • Falta de lubricación. Esto suele ser ocurrir cuando no hay suficiente juego previo. La falta de lubricación también es causada normalmente por una disminución en los niveles de estrógeno tras la menopausia, el parto o la lactancia.

    Se sabe que algunos medicamentos inhiben el deseo o la excitación, esto puede disminuir la lubricación y hacer que el sexo sea doloroso. Entre ellos, los antidepresivos, los medicamentos para la presión arterial alta, los sedantes, los antihistamínicos y algunas pastillas anticonceptivas.

  • Lesiones, traumatismos o irritación. Esto comprende lesiones o irritación por un accidente, cirugía pélvica, circuncisión femenina o cortes realizados durante el parto para agrandar el canal de nacimiento (episiotomía).
  • Inflamación, infección o trastorno en la piel. Una infección en la zona genital o en las vías urinarias puede causar dolor durante las relaciones sexuales. El eccema u otros problemas en la piel de la zona genital también pueden ser el problema.
  • Vaginismo. Los espasmos involuntarios de los músculos de las paredes de la vagina (vaginismo) pueden hacer que los intentos de penetración sean muy dolorosos.
  • Anomalía congénita. Un problema presente al nacer, como una vagina no formada completamente (agenesia vaginal) o el desarrollo de una membrana que bloquea la abertura vaginal (imperforación del himen), podrían ser la causa oculta de la dispareunia.

Dolor intenso

El dolor intenso normalmente ocurre con la penetración profunda y puede acentuarse más en ciertas posiciones. Algunas causas son las siguientes:

  • Ciertas enfermedades y afecciones. La lista comprende la endometriosis, la enfermedad pélvica inflamatoria, el prolapso uterino, el útero retrovertido, los fibromas uterinos, la cistitis, el síndrome del intestino irritable, las hemorroides y los quistes en los ovarios.
  • Cirugías o tratamientos médicos. Las cicatrices de cirugías pélvicas, como la histerectomía, pueden, a veces, causar dolor al tener relaciones sexuales. Los tratamientos médicos para el cáncer, como la radiación y la quimioterapia, pueden causar cambios que hacen que las relaciones sexuales sean dolorosas.

Factores emocionales

Las emociones están íntimamente conectadas con la actividad sexual y pueden ser un factor en cualquier tipo de dolor sexual. Los factores emocionales comprenden:

  • Problemas psicológicos. Ansiedad, depresión, preocupaciones sobre la apariencia física, miedo a la intimidad o problemas en la relación pueden contribuir a un bajo nivel de excitación y, en consecuencia, a la incomodidad o el dolor.
  • Estrés. Los músculos del suelo pélvico tienden a tensarse como respuesta al estrés que sientes en tu vida. Esto puede contribuir al dolor durante las relaciones sexuales.
  • Antecedentes de abuso sexual. La mayoría de las mujeres con dispareunia no tienen antecedentes de abuso sexual, pero si has sufrido abuso, esto puede influir.

En ocasiones, puede ser difícil determinar si hay factores psicológicos asociados a la dispareunia. El dolor inicial puede causar miedo de tener dolor recurrente, lo que hace difícil que te relajes, y esto puede causar más dolor. Como ocurre con cualquier dolor corporal, es posible que empieces a evitar las actividades que asocias con el dolor.

Jan. 24, 2015