Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

El tratamiento más frecuente para la osteomielitis consiste en una cirugía para extirpar las partes de hueso infectadas o muertas, con posterior administración de antibióticos. No suele ser necesaria la hospitalización.

Cirugía

En función de la gravedad de la infección, la cirugía para tratar la osteomielitis puede comprender uno o más de los siguientes procedimientos:

  • Drenaje de la zona infectada. Abrir la zona que rodea el hueso infectado le permite al cirujano drenar el pus o el líquido acumulado producto de la infección.
  • Extirpación de hueso o de tejido enfermos. En un procedimiento denominado «desbridamiento», el cirujano extirpa la mayor cantidad posible de hueso enfermo y toma un pequeño margen de hueso sano para asegurarse de que se extirparon todas las zonas infectadas. Es posible que también se extirpe el tejido circundante que presenta signos de infección.
  • Restauración del flujo sanguíneo al hueso. El cirujano puede rellenar los espacios vacíos que dejó el procedimiento de desbridamiento con un pedazo de hueso o con otro tejido, como piel o músculo, que se obtiene de otra parte del cuerpo.

    A veces, se colocan rellenos temporales hasta que el paciente esté lo suficientemente sano como para recibir un injerto de hueso o de tejido. El injerto ayuda al organismo a reparar los vasos sanguíneos dañados y a formar hueso nuevo.

  • Extirpación de objetos extraños. En algunos casos, es posible que deban quitarse los objetos extraños, como las placas o los tornillos colocados en una cirugía anterior.
  • Amputación de la extremidad. Como último recurso, los cirujanos pueden amputar la extremidad afectada para impedir que se siga extendiendo la infección.

Medicamentos

Una biopsia de hueso permitirá conocer el tipo de microbio que causa la infección; de esta manera, el médico puede elegir un antibiótico que funciona particularmente bien para ese tipo de infección. Por lo general, los antibióticos se administran a través de una vena del brazo durante cuatro o seis semanas como mínimo.

Puede necesitarse una serie adicional de antibióticos por vía oral para las infecciones más graves.

Sept. 25, 2015