Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

Durante la exploración física, tu médico hará presión sobre la articulación afectada para verificar las zonas que presentan hinchazón o sensibilidad. En algunos casos, junto con tu médico podrán palpar un fragmento suelto en el interior de la articulación. Tu médico también verificará otras estructuras cerca de la articulación, como los ligamentos.

Además, tu médico te pedirá que muevas la articulación en diferentes direcciones para ver si se puede mover sin problema en la amplitud de movimiento normal.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Tu médico podría pedir una o más de estas pruebas:

  • Radiografías. Las radiografías pueden revelar anomalías en los huesos de la articulación.
  • Resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética usa ondas radioeléctricas y un campo magnético potente para brindar imágenes detalladas de los tejidos duros y blandos, entre ellos el hueso y el cartílago. Si las radiografías parecen normales, pero todavía tienes síntomas, tu médico podría pedir una resonancia magnética.
  • Tomografía computarizada. Esta técnica combina las imágenes radiográficas tomadas desde diferentes ángulos para generar imágenes transversales de las estructuras internas. Los estudios de tomografías computarizadas le permiten al médico observar los huesos con mucho detalle, lo que puede ayudar a detectar la ubicación de los fragmentos sueltos dentro de la articulación.
July 09, 2015