Descripción general

El liquen plano oral es una enfermedad inflamatoria continua (crónica) que afecta las membranas mucosas dentro de la boca. Puede manifestarse como manchas blancas y reticuladas, tejidos rojos e hinchados, o llagas. Estas lesiones pueden causar ardor, dolor u otras molestias.

El liquen plano oral no se contagia de una persona a otra. Este trastorno se presenta cuando el sistema inmunitario ataca las células de las membranas mucosas bucales por razones desconocidas (trastorno autoinmunitario).

Generalmente, los síntomas se pueden controlar, pero las personas que tienen liquen plano oral necesitan supervisión periódica ya que pueden correr riesgo de padecer cáncer de boca en las zonas afectadas.

Síntomas

Los signos y síntomas del liquen plano oral afectan las membranas mucosas de la boca.

Aspecto

Las lesiones pueden tener apariencia de:

  • Manchas blancas reticuladas y elevadas de los tejidos
  • Manchas rojas hinchadas y dolorosas de los tejidos
  • Llagas abiertas

Ubicación

Estas lesiones pueden aparecer en:

  • El interior de las mejillas (la ubicación más frecuente)
  • Encías
  • Lengua
  • Tejidos internos de los labios
  • Paladar

Dolor o molestia

Las manchas blancas reticuladas pueden no causar molestias cuando aparecen en el interior de las mejillas. Pero los síntomas que acompañan a las manchas rojas e hinchadas y a las llagas abiertas pueden comprender:

  • Sensación de ardor o dolor
  • Sensibilidad a los alimentos calientes, ácidos o picantes
  • Sangrado e irritación con el cepillado de los dientes
  • Inflamación de las encías (gingivitis)
  • Manchas dolorosas y engrosadas sobre la lengua
  • Molestia al hablar, masticar o tragar

Otros tipos de liquen plano

Si tienes liquen plano oral, es posible que tengas lesiones de liquen plano en otras partes del cuerpo.

  • Piel. Las lesiones generalmente parecen protuberancias púrpuras con la parte superior aplanada, y con frecuencia producen picazón.
  • Genitales. Las lesiones en los genitales femeninos a menudo provocan dolor o ardor, y molestias durante las relaciones sexuales. Por lo general, las lesiones son rojas y erosionadas, y en algunos casos aparecen como zonas blancas. También puede haber lesiones en los genitales masculinos.
  • Orejas. El liquen plano en las orejas puede producir pérdida de la audición.
  • Cuero cabelludo. Cuando aparecen lesiones cutáneas en el cuero cabelludo —un trastorno poco frecuente— pueden provocar caída temporal o permanente del cabello.
  • Uñas. Aunque es poco frecuente, el liquen plano en las uñas de los pies o las manos puede producir canales en las uñas, debilitamiento o rotura, y pérdida temporal o permanente de las uñas.
  • Ojos. En unos pocos casos, el liquen plano puede afectar las superficies de membrana mucosa de los ojos, y puede provocar cicatrices y ceguera.
  • Esófago. El liquen plano en el esófago también es poco frecuente, pero cuando ocurre, puede producir un estrechamiento del esófago o la formación de bandas ajustadas similares a anillos en el esófago, que pueden hacer que tragar resulte difícil.

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico o dentista si tienes alguno de los signos o síntomas enumerados más arriba.

Causas

Se desconoce la causa del liquen plano oral. Sin embargo, parece que los linfocitos T (determinados glóbulos blancos relacionados con la inflamación) se activan con el liquen plano oral. Aunque esto podría indicar la presencia de un trastorno inmunitario, se necesita más investigación para determinar la causa exacta.

Es posible que, en algunos casos, el liquen plano oral pueda desencadenarse por ciertos medicamentos, lesiones en la boca, infecciones o agentes causantes de alergia, como los materiales dentales. No obstante, estas causas no están confirmadas.

Factores de riesgo

Algunos factores pueden aumentar el riesgo de padecer liquen plano oral, como tener un trastorno que afecte el sistema inmunitario o tomar determinados medicamentos, aunque se necesita más investigación.

Complicaciones

Los casos graves de liquen plano oral pueden aumentar el riesgo de experimentar lo siguiente:

  • Dolor considerable
  • Pérdida de peso o deficiencia nutricional
  • Estrés o ansiedad
  • Depresión
  • Cicatrices por lesiones erosivas
  • Infecciones secundarias fúngicas o por hongos levaduriformes
  • Cáncer bucal