A veces es difícil reconocer la diferencia entre un niño de carácter fuerte o emocional y un niño con trastorno negativista desafiante. Es normal observar una conducta negativista en ciertas etapas del desarrollo de un niño.

Los signos del trastorno negativista desafiante, por lo general, comienzan durante los años preescolares. A veces, el trastorno negativista desafiante puede manifestarse más tarde, pero casi siempre antes de los primeros años de la adolescencia. Estos comportamientos causan un deterioro importante en la vida familiar, en las actividades sociales y en la vida escolar y laboral.

El Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5) (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría), enumera los criterios para diagnosticar el trastorno negativista desafiante. Los profesionales de salud mental utilizan este manual para diagnosticar trastornos mentales, y las compañías de seguro lo usan para reembolsar el costo del tratamiento.

Los criterios del DSM-5 para diagnosticar el trastorno negativista desafiante muestran un patrón de comportamiento que:

  • Comprende como mínimo cuatro síntomas de cualquiera de las siguientes categorías: estado de ánimo irritable e iracundo; conducta argumentativa y desafiante; o resentimiento
  • Ocurre con al menos una persona que no sea un hermano
  • Causa problemas significativos en el trabajo, en la escuela y en el hogar
  • Aparece solo, no como parte del transcurso de otro problema de salud mental como un trastorno de consumo de sustancias, una depresión o un trastorno bipolar
  • Dura como mínimo seis meses

Los criterios del DSM-5 para diagnosticar el trastorno negativista desafiante abarcan síntomas tanto emocionales como conductuales.

Estado de ánimo irritable y airado:

  • Pierde los estribos con frecuencia
  • Se irrita o enoja con facilidad con otras personas
  • Se enoja o resiente con frecuencia

Conducta argumentativa y desafiante:

  • A menudo, discute con los adultos o con las personas con autoridad
  • A menudo, desobedece de forma activa o se niega a cumplir con los pedidos o las reglas de los adultos
  • Molesta a la gente de manera intencional con frecuencia
  • Con frecuencia, culpa a otras personas por sus errores o mal comportamiento

Resentimiento:

  • Suele ser rencoroso o vengativo
  • Ha demostrado un comportamiento rencoroso o vengativo como mínimo dos veces en los últimos seis meses

Estos comportamientos deben manifestarse con mayor frecuencia que la típica en los pares de tu hijo. En los niños menores de 5 años, el comportamiento debe presentarse en la mayoría de los días durante un período de como mínimo seis meses. Para las personas de 5 años o más, el comportamiento debe manifestarse como mínimo una vez a la semana durante al menos seis meses.

El trastorno negativista desafiante puede variar en gravedad:

  • Leve. Los síntomas se presentan en un solo entorno, por ejemplo, solo en el hogar, en la escuela, en el trabajo o con los pares.
  • Moderado. Algunos síntomas se dan en al menos dos entornos.
  • Grave. Algunos síntomas se presentan en tres o más entornos.

En algunos niños, es posible que los síntomas primero se evidencien solo en el hogar pero, con el tiempo, se extiendan hacia otros entornos, como en la escuela y con los amigos.

Cuándo consultar al médico

Seguramente tu hijo no piensa que su comportamiento es un problema. Por el contrario, tu hijo posiblemente creerá que se le exige demasiado. Pero si tu hijo tiene signos y síntomas de trastorno negativista desafiante con una frecuencia mayor que sus compañeros, pide una consulta con su médico.

Si te preocupa el comportamiento de tu hijo o tu capacidad para educar a un niño problemático, busca la ayuda de tu médico, un psicólogo infantil o un experto en conducta infantil. Tu médico de atención primaria o el pediatra de tu hijo te derivarán a un profesional adecuado.

Feb. 06, 2015