Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

Algunas de las pruebas y los procedimientos que se utilizan para diagnosticar el linfoma no hodgkiniano son:

  • Exploración física. El médico puede hacer una exploración física para determinar el tamaño y el estado de los ganglios linfáticos y para verificar si el hígado y el bazo se agrandaron.
  • Análisis de sangre y de orina. Los análisis de sangre y orina ayudan a descartar una infección u otra enfermedad.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. El médico puede recomendar pruebas de diagnóstico por imágenes en busca de tumores en el cuerpo. Las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden ser radiografías, tomografías computarizadas (TC), resonancias magnéticas (RM) o tomografías por emisión de positrones (TEP).
  • Extracción de una muestra de tejido de ganglio linfático para su análisis. El médico puede recomendar una biopsia con el fin de obtener una muestra o extirpar un ganglio linfático para su análisis. El análisis del tejido del ganglio linfático en el laboratorio puede revelar si tienes un linfoma no hodgkiniano y, si es así, de qué tipo se trata.
  • Búsqueda de células cancerosas en la médula ósea. Para comprobar si la enfermedad afecta a la médula ósea, el médico puede solicitar una biopsia de la médula ósea. Esto implica insertar una aguja en el hueso pélvico para obtener una muestra de médula ósea.
Jan. 28, 2016