El cáncer comienza cuando una o más mutaciones genéticas provocan la proliferación descontrolada de las células normales, la invasión de las estructuras cercanas y, finalmente, la diseminación (metástasis) a otras partes del organismo. En los carcinomas nasofaríngeos, este proceso comienza en las células epidermoides que recubren la cara externa de la nasofaringe.

No se sabe con exactitud qué causa las mutaciones genéticas que dan lugar al carcinoma nasofaríngeo, aunque se detectaron factores que aumentan el riesgo de padecer este tipo de cáncer, como el virus Epstein-Barr. Sin embargo, no queda claro por qué algunas personas que tienen todos los factores de riesgo nunca padecen cáncer, mientras que otras que no tienen factores aparentes de riesgo sí lo padecen.

Aug. 27, 2015