Ciertos factores pueden aumentar el riesgo de tener una alergia a la leche, entre ellos:

  • Otras alergias. Muchos niños alérgicos a la leche también tienen otras alergias. A menudo, la alergia a la leche es la primera que se manifiesta.
  • Dermatitis atópica. Los niños que tienen dermatitis atópica —inflamación cutánea crónica y frecuente— son mucho más propensos a tener una alergia alimentaria.
  • Antecedentes familiares. El riesgo de padecer una alergia alimentaria aumenta si uno o ambos padres tienen una alergia alimentaria u otro tipo de alergia, como la rinitis alérgica (fiebre del heno), el asma, la urticaria o el eccema.
  • Edad. La alergia a la leche es más frecuente en los niños. A medida que crecen, el aparato digestivo madura y los organismos son menos propensos a reaccionar a la leche.
Aug. 07, 2014